10 pasos básicos para abrir tu propio negocio

Tener su propia empresa es para muchos el anhelo de toda la vida; para otros, es la esperanza de tener una alternativa mejor a seguir siendo sólo empleados. Estas situaciones son muy aplicables a los hispanos que vivimos en Estados Unidos. De hecho, una gran cantidad ya tiene un negocio o piensa hacerlo.

El plan de negocios: un mapa de navegación


Es posible que tengas la idea completamente clara en tu mente. Ahora necesitarás ponerla en papel. Esto te facilitará visualizar todas las cosas que necesitas para los trámites del negocio, detectar las que puedas haber pasado por alto, conversar con tus asesores como abogado o contador y sacar las cuentas de cuánto dinero necesitarás para tu proyecto. El plan de negocios no es un capricho de los financistas. Cierto que es el primer documento que te exigen para solicitar un préstamo, pero además es un resumen de lo que piensas hacer con tu proyecto, un mapa de las cosas a implementar. Deberás…

Presentar la visión general del proyecto: qué se ofrece (servicios o productos). Indicar quienes son los responsables del proyecto: tú y cualquier otra persona del equipo, sus calificaciones, trayectoria, experiencia y valor agregado para el negocio. Definir el mercado o nicho en el que se desempeñará el negocio y su competencia.

Analizar las características económicas que pondrán a prueba la factibilidad del proyecto, como por ejemplo, las condiciones demográficas, clientes potenciales, etc.

Detallar la necesidad de dinero: cuáles son los costos iniciales y los gastos recurrentes, la inversión en equipos o inventario, el alquiler o compra del local y un estimado realista de ingresos, todo para el primer año. Evita estimar a largo plazo.

Debes mostrar cómo realizarás el control de gestión, con puntos fuertes y de riesgo.

Listar las estrategias de mercadeo adecuadas a tu producto/servicio y clientela.

Definir los hitos que deben cumplirse para determinar que vas en buen camino o para implementar cambios de timón según sea necesario.

¡PONERLO TODO POR ESCRITO! Algunas cosas tendrás que asumirlas según tu mejor criterio o el de tus asesores, esto es normal, pero anota cuál es la asunción. Así, después podrás comparar qué tan cerca estaban tus estimaciones de la realidad.

Si sientes que no dominas el inglés lo suficiente como para comunicar bien tus ideas sobre el negocio y sus detalles, escríbelo en tu idioma. Puedes leer qué debes incluir paso a paso, y ver ejemplos reales, en la página Web del SBA aquí.

Una vez lo tienes en papel, busca traducirlo y adaptarlo al inglés. Esto pudiera hacerlo uno de tus asesores como el contador, el abogado o un especialista en el manejo de proyectos


(Proyect Manager) que sea bilingüe. Tendrás que invertir un poco más de dinero, pero vale el esfuerzo para demostrar a quienes leerán el plan de tu proyecto (los financistas) que tienes la inventiva para superar los escollos que se presenten en el camino de llevar a término tu proyecto.

Cinco errores típicos

de los planes de negocio:


Incluir planes a futuro más allá del primer y segundo año de funcionamiento.

Ser muy optimista al definir las variables que afectarán al negocio: ingresos, gastos.

No hacer una investigación realista del mercado o de las necesidades del negocio.

Escribirlo para salir del paso, para cumplir un requisito, y luego engavetarlo.

Una vez hecho y obtenido el financiamiento, nunca más ver si estás en buen camino.

Avatar
Acerca del Autor