2004, el año de las promesas migratorias

12 millones a la espera de una reforma.

MIAMI, Florida - 2004 será recordado como el año de las promesas inmigratorias. Desde un permiso de trabajo temporal para campesinos hasta una residencia permanente para los que carecen de antecedentes criminales y pagan impuestos, las propuestas se pasearon los pasillos del Congreso y luego regresaron a los escritorios de quienes las patrocinaron.

La primera oferta de cambiar el sistema inmigratorio estadounidense lo hizo el Presidente George W. Bush el 7 de enero en la Casa Blanca. El mandatario anunció la creación de permisos temporales de permanencia y empleo para beneficiar a unos 3 millones de campesinos, la mayoría mexicanos.

"Esta es una nación que valora la inmigración y que depende de ésta; por eso debemos tener leyes que funcionen y nos hagan sentir orgullosos", expresó Bush en su discurso al explicar que el 14 por ciento de la fuerza laboral en Estados Unidos era de origen extranjero. Tres semanas después, el gobierno de México manifestó "preocupaciones" por la propuesta y reiteró que la iniciativa debe incluir un "camino" hacia la residencia y la ciudadanía.

Si bien el plan causó expectación, en febrero las criticas rondaron por todos lados debido a que la propuesta sólo incluye un permiso de estadía y de trabajo temporal hasta por un máximo de seis años, al término del cual el extranjero deberá salir del país.

El 2 de febrero dos cubanos trataron de llegar a las costas de Estados Unidos a bordo de un automóvil Buick modelo 1959 adaptado como lancha. Ambos inmigrantes habían intentado la travesía en julio de 2003 a bordo de un camión Chevrolet modelo 1951, pero fueron detenidos por la guardia costera y regresados a la isla.

El mismo día el departamento de Seguridad Nacional (DHS) dio a conocer una 'Guía para entrar a Estados Unidos', documento que explica los principales cambios a la política de inmigración y la seguridad nacional implementados tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

El 13 de febrero, el director de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), Eduardo Aguirre, anunció que el gobierno podría cancelar la Ley del Castigo para dar oportunidad a millones de indocumentados beneficiarse con la propuesta Bush. La Ley del Castigo señala que los extranjeros indocumentados deben salir del país y no pueden regresar entre un período que va de los 3 a los 10 años. Aguirre señaló que la ley, aprobada por el Congreso en 1996, no permitirá que los ilegales ajusten su estatus y reciban una visa en caso que se apruebe el plan del presidente.

El mismo día, un juez federal del estado de Minnesota ordenó al gobierno que otorgue estatus de residencia a unos 22 mil asilados en Estados Unidos, acelere los trámites de otros 138 mil y exigió al servicio de inmigración que se "asegure" que todos los asilados tengan documentos apropiados que demuestren que son elegibles para trabajar.

El 17 de febrero la USCIS dio a conocer el listado de nuevas tarifas y el departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció que utilizará aviones no tripulados para vigilar la frontera con México.

Dos semanas más tarde, el 2 de marzo, un grupo de representantes ultra conservadores amenazó al gobierno con oponerse al plan migratorio de Bush a menos que el Congreso apruebe una ley que permita a las policías de los municipios, ciudades, condados y estados arrestar a indocumentados. El proyecto fue presentado en marzo de 2002 por el secretario de Justicia John Ashcroft, pero el Congreso se opone y lo considera como una medida impopular y que cuestiona la Constitución al autorizar a autoridades locales a ejecutar una ley federal, como la de inmigración.

Ashcroft también anunció la puesta en vigor de un plan para arrestar a más de 400 mil inmigrantes con orden de deportación en Estados Unidos.

A su vez, durante una entrevista exclusiva con Univision Online, el director de Ciudadanía de la USCIS, Alfonso Aguilar, dijo que la agencia continuará mejorando sus servicios, pero que no será hasta 2006 en que el tiempo de espera para cualquier trámite no demore más de seis meses.

Aguilar también dio a conocer el lanzamiento de nuevos programas en la internet para que los extranjeros realicen trámites migratorios, entre ellos InfoPass, que permite conocer la fase en que se encuentra un caso. El sistema funciona en 12 idiomas.

Avatar
Acerca del Autor