8 Señales de Que Te Miente

Entre miradas desviadas, inflexiones en la voz, movimientos suaves y palabras cuidadosamente seleccionadas se desenvuelve un lenguaje sutil y engañoso: el lenguaje de la mentira.
Expertos advierten que cuando se trata de mentir es importante entender el juego de las sutilezas y tomar en cuenta las microseñales.
Mentiras y engaños
Para Carolina Fuentes, directora general y cofundadora de Escaneo Ortomolecular de la Conducta, empresa especializada en procesos de evaluación de personal -incluyendo herramientas para detectar mentiras-, es importante diferenciar entre mentira y engaño.
Al mentir se dice lo contrario a lo que se piensa, como decir que algo es bonito cuando se piensa lo contrario. Al engañar no sólo se dice lo contrario a lo que se piensa, sino que se le da la apariencia de verdad por medio de palabras y actos. Por ejemplo, “en el caso de Lance Armstrong, no solamente mintió, sino que engañó, fue más allá porque incluso demandó. Hacía el escenario todavía mas grande para apoyar más su mentira”, explica Fuentes, quien da seminarios sobre la detección de engaños.
Así, la magnitud de un engaño depende de la producción que se le da para hacerlo parecer verdadero.
La verdad: todos mienten
Expertos aseguran que todo ser humano miente. Entre las principales razones para mentir, de acuerdo con Fuentes, están el temor a las consecuencias, a asumir la responsabilidad, la intención de dañar, evitar la vergüenza y el deseo de manipular, entre otras.
“Hay estudios que indican que el ser humano miente a razón de 30 o 40 veces al día, entre pequeñas, grandes o medianas. Ya dependerá de los valores de cada quien”, señala.
La palabra es la principal herramienta del mentiroso y se fortalece a través de la ambigüedad de significados, de la actitud, del ocultar detalles y falsear información.
La personalidad de cada individuo aflora en la forma en que maneja su mentira. En el caso de Armstrong, el comentarista deportivo estadounidense Bob Costas señaló que más que el engaño, una de las mayores faltas del exciclista fue la forma en que encubrió sus acciones.
“Lo que le diferencia de otros que usaron drogas para mejorar el desempeño no es sólo el que se dopara y el engaño, la mayoría de los que lo hacían no decían nada y permitían que las sospechas siguieran o lo negaban y seguían. Sólo Lance Armstrong atacó a quienes le acusaron y la mayoría resultaron estar en lo correcto, los demandó, y en algunos casos ganó. Los difamó”, dijo a Anderson Cooper de CNN.
El código del engaño
Independientemente de las señales, un gesto por sí solo no es indicativo de mentira, ya que hay personas que simplemente tienen dificultades para mirar a los ojos, o carraspean mucho al hablar, o suspiran.
La mejor forma de descubrir mentiras , de acuerdo con Fuentes, es buscar lo anormal.
“Vamos a comparar cómo habla de manera normal, es decir, cosas que no le causen alguna presión como la escuela, el kínder, tu familia. Te expresas de cierta manera, pero si de repente te hago una pregunta fuerte, o relevante, o de un tema que te cuesta trabajo hablar va a haber un cambio”, dice.
“En el momento en el que el cerebro dice ‘es un riesgo esta pregunta, necesito pensar bien lo que voy a responder’, empiezan cambios, desde fisiológicos en el cuerpo, hasta conductuales”.
Al interrogar a una persona, por ejemplo, se comparan las respuestas que no causan conflicto y las que generan alguna reacción diferente.
“Cuando una persona va a decir una mentira pasa por un momento de edición, este proceso de edición quiere decir que estoy pensando qué voy a decir, cómo lo voy a decir, qué consecuencia tiene lo que voy a decir, a quién va dirigida mi mentira, cómo te lo digo. Esto en fracción de segundos”, explica Fuentes.
“El veraz, el que no tiene nada que ocultar, el que da la respuesta sincera, vomita la respuesta, no tiene que esconderla ni detenerla. El mentiroso la tiene que detener. La detiene mientras está pensando qué va a hacer”, señala.
Es por eso que otra de las herramientas del mentiroso es hacer tiempo ya sea con pausas, interjecciones, al pedir repetir la pregunta, mirar a otro lado, decir que no entiende la pregunta o hablar lento (a excepción de que así sea como hable la persona normalmente). “Todo lo que dé tiempo para pensar puede ser indicio de una mentira, lo importante por eso es ver cuándo lo hace. Tenemos que ir recopilando indicios de mentira, hasta que el morralito esté tan lleno de indicios que te diga: no hay de otra, esta persona está mintiendo”, asegura.
El defecto de la mentira
Una de las principales razones para que una mentira o un engaño falle es la planeación, ya que por más preparado que esté un mentiroso, no se pueden prever todas las preguntas.
“Por más que yo ensaye no puedo tener todos los elementos para saber qué me van a preguntar, en qué momento me van a preguntar, quién lo va a preguntar. Puedo planear, pero no hay nadie que planee completamente bien, esos errores involuntarios son los que nos permiten identificar al mentiroso”, explica Fuentes.
“Aquí tenemos un eslogan: si crees que las grandes mentiras no pueden ser detectadas, entonces estás ignorando los pequeños detalles”.
La necesidad de aferrarse
Independientemente de las razones por las que una persona pueda mentir, tomando en cuenta los tantos indicios y señales que deja el engaño, especialmente cuando se hace por mucho tiempo, para muchos la verdadera interrogante radica en por qué la gente escoge creer las mentiras.
“Tenemos la necesidad de aferrarnos a algo bueno, a algo positivo. Eso era lo que él (Armstrong) representaba, este superhéroe que todos queremos creer que todavía existe o que puede existir o que nosotros incluso podemos llegar a ser, por eso se lo creímos. Es mas doloroso ahorita, para muchos, saber que era mentira. Se nos murió un superhéroe”.
Señales de que te miente
Algunas señales de que se oculta algo pueden ser:
Cuando la conducta es anormal a la habitual
de una persona en una situación común.
Cuando se hace tiempo para contestar por
medio de interjecciones o hablar más lento.
Al evadir preguntas o pedir que se repita
la pregunta.
Al contraer los labios.
Al presentar inconsistencias en la historia.
Si se evita dar detalles.
Cuando se presenta una actitud poco coop
erativa y negativa.
Si se manifiestan pupilas dilatadas y tono de voz elevado al habitual.

Avatar
Acerca del Autor
La Voz is celebrating its 23th year anniversary this year. Email: lavoz@bmi.net Phone: (509)545-3055 Mail: P.O.Box 1023 Pasco, WA 99301