Abogan para permitir que indocumentados vayan a la universidad

MIAMI - Andrés García recuerda el día que su madre lo entregó a través de un cerco a unos compañeros inmigrantes en la frontera de California, mientras él y su familia huían de la guerra en Guatemala, con el sueño de una mejor educación y vida en Estados Unidos.

Quince años después, los sueños de García siguen sin concretarse. Cada año, cerca de 65.000 estudiantes indocumentados como García no pueden asistir a universidades pues su estatus migratorio hace que ellos tengan que pagar matrículas como si fueran extranjeros, lo cual no pueden pagar pues éstos son mucho más caros que los costos para residentes.

El lunes, García fue uno de varias docenas de jovencitos que _respaldados por los congresistas Lincoln y Mario Díaz-Balart, republicanos de Miami _pidió al Congreso que finalmente apruebe una propuesta que permitiría que inmigrantes como él puedan pagar las matriculas universitarias y eventualmente convertirse en ciudadanos.

"Yo crecí aquí. Saqué buenas calificaciones, pero he tenido que ver como mis amigos asisten a las universidades, y cada año me frustro más", dijo García, de 21 años, quien trabaja en una pajarera para ayudar a su madre y cinco hermanos.

El no pierde las esperanzas de estudiar economía y algún día abrir un restaurante guatemalteco.

La iniciativa de ley permitiría que aquellos estudiantes que llegaron hace al menos cinco años y antes de que cumplieran 16 años sean aptos para recibir la residencia temporal mientras cursen dos años en la universidad o sirvan el mismo tiempo en las fuerzas armadas estadounidenses. Se les daría la residencia luego de seis años.

Durante más de una década, legisladores han presentado infructuosamente la "Ley del Sueño Estadounidense", pero expertos dicen que este podría ser el año que tiene oportunidades de volverse realidad. "El Congreso, este año, está en manos de un liderazgo más inclinado a aprobar una reforma migratoria integral que recientes liderazgos congresales", dijo el copatrocinador de la propuesta, el congresista Howard Berman, demócrata de Los Angeles, refiriéndose a la nueva mayoría demócrata. "La Ley del Sueño Estadounidense será incluida en esa iniciativa integral".

Pero esa reforma migratoria, para los cerca de 11 millones de indocumentados, podría ser muy polémica de aprobar aún bajo la dirección demócrata antes de la temporada electoral de 2008 _convirtiendo a la "Ley del Sueño Estadounidense" en un apetitoso plan B.

"La Ley del Sueño Estadounidense" es un atractivo plan alternativo para la Cámara de Representantes que tiene miedo que una amnistía conlleve a un desastre político pero quiere decir que hizo algo", dijo Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro para Estudios de Inmigración, con sede en Washington, D.C., que favorece mejores controles migratorios.

Avatar
Acerca del Autor