Acciones previstas contra inmigrantes amenaza a trabajadores y comunidades

Declaración de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación y el Comercio: el Programa de Inmigración de la Administración de Bush Legalizaría la Discriminación Racial.

Washington, DC - (HISPANIC PR WIRE - BUSINESS WIRE) - La siguiente es una declaración de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación y el Comercio: Una calurosa y tranquila mañana de agosto en Washington, DC - mientras el Presidente está de vacaciones y el Congreso en receso de verano - la administración de Bush anunció un paquete de reformas migratorias que ordena esencialmente la discriminación racial a nivel federal.

Las directivas de la administración abrirían las puertas a la discriminación racial a toda clase de personas al imponer una carga indebida sobre los trabajadores que suenen extranjeros o tengan aspecto extranjero, en particular sobre las decenas de hispanos y asiático-americanos que afrontarían un mayor escrutinio en su lugar de trabajo.

Es irresponsable anular los derechos civiles en pos del juego político. Considerando las circunstancias, el anuncio de hoy suena más que nada a un ardid publicitario destinado a aterrorizar a los trabajadores inmigrantes. Aún más, este programa carece del apoyo y mandato del pueblo americano que viene exigiendo una reforma migratoria humana y exhaustiva que aborde las causas de la inmigración ilegal. Este programa no ofrece soluciones, sino castigos a los trabajadores.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement - ICE) ha demostrado con su comportamiento en el pasado que no está fuera de su alcance traumatizar a trabajadores inocentes, entre ellos ciudadanos estadounidenses, so pretexto del control migratorio.

Durante las redadas que se realizaron en las plantas empaquetadoras de carne Swift el último diciembre, todos los trabajadores, incluyendo ciudadanos y residentes legales, fueron detenidos por los agentes del ICE y sometidos a allanamiento y secuestro. Las autoridades policiales deben respetar y defender la Constitución, no violarla. El Congreso y el Presidente prometieron al pueblo americano que tratarían de encontrar soluciones a estos problemas, pero nos han fallado. Es hora de que nuestros líderes elegidos se pongan a trabajar, pero no con acciones aplastantes no autorizadas como este programa de control migratorio de Bush.

Más de 250.000 miembros de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación y el Comercio (United Food and Commercial Workers International Union - UFCW) trabajan en las industrias de empaquetamiento de carne y procesamiento de alimentos.

En muchos de nuestros lugares de trabajo hay trabajadores inmigrantes. Las acciones de las autoridades migratorias dirigidas a lugares de trabajo como estos, no logran nada concreto en lo que hace a frenar la entrada de trabajadores al país en busca del sueño americano, sino que crean una gran confusión en las comunidades, interrumpen considerablemente la producción de algún modo estable en las plantas y violan los derechos civiles de todos los trabajadores en el lugar.

La UFCW continuará luchando por una reforma que garantice que todos los trabajadores, tanto inmigrantes como oriundos del país, puedan mejorar su vida y lograr el sueño americano.

Avatar
Acerca del Autor