Alegría y tragedia en el mismo día

Bernardini sorprendió al ganar el Preaknes, la segudna joya de la Triple Corona, mientras que el favorito Barbaro se fracturó una pata.

BALTIMORE - Bárbaro, el ganador del Derby de Kentucky, se fracturó el sábado al comenzar y Bernardini siguió adelante para ganar el Preakness Stakes, la segunda joya de la Triple Corona del hipismo estadounidense y dotado de una bolsa de un millón de dólares.

La desagradable escena ocurrió en los primeros cientos de yardas después de que los nueve competidores arrancaron: montado por el peruano Edgar Prado, Bárbaro se encontraba en medio del grupo cuando repentinamente se retrasó y comenzó a cojear de la pata trasera derecha.

Prado detuvo a Bárbaro justo al cruzar la meta y bajó al instante. "Durante la carrera dio un mal paso y no puedo decir exactamente qué fue lo que pasó. Escuché un ruido después de haber avanzado unas 100 yardas en la carrera y lo frené de inmediato", dijo Prado.

El potro cojeaba notablemente sin apoyar su pata trasera derecha

El doctor Larry Bramlage, el veterinario presente para la carrera, dijo que Bárbaro se fracturó encima y debajo del tobillo y señaló que su lesión "amenazaba su vida".

"Es una fractura grave. Esto requerirá de una cirugía mayor... Mantengan sus dedos cruzados y oren por él. Su carrera terminó, pues (es una lesión) que amenaza su vida", señaló Bramlage

"Bajo las mejores condiciones, trataremos de salvarlo y que quede como semental", agregó.

Bárbaro, favorito en las apuestas por dos a uno, cruzó la barrera antes del comienzo oficial de la carrera, pero Bramlage consideró que esto no tuvo nada que ver con su lesión. Cuando el caballo fue devuelto a su puerta, el arranque fue limpio.

Tan pronto como Bárbaro se fracturó, su entrenador Michael Matz saltó de su asiento y corrió hasta la pista, donde abrazó a Prado. El jinete corrió hasta la propietaria Gretchen Jackson y se disculpó profusamente. Ella le puso el brazo alrededor del hombro y le dijo: "Hiciste un gran trabajo".

Los aficionados lloraban en las gradas cuando el tresañero invicto fue colocado en una ambulancia, con la pata envuelta en un inmovilizador inflable.

El potro fue llevado de urgencia al establo, donde le sacaron una radiografía, lo tranquilizaron y estabilizaron antes de ser llevado al Centro New Bolton de la Universidad de Pensilvania, donde se especializan en lesiones de caballos.

"Uno nunca espera algo así", dijo Jackson cuando se dirigía al establo. Matz y su ayudante Peter Brette acompañaron al caballo hasta el hospital.

El devastador accidente le robó toda la emoción al público reunido en la pista de Pimlico, que esperaba una victoria de Bárbaro y lo habría proyectado a la posibilidad de ganar la Triple Corona del hipismo estadounidense cuando se corra el Belmont Stake en tres semanas.

Sin embargo, al romperse la pata de Bárbaro, se quebraron asimismo las nociones de un ganador de la Triple Corona.

A pesar de todo el Preakness continuó, y Bernardini asumió el control al superar a Like Now y alejarse para una victoria de cinco cuerpos y un cuarto sobre Sweetnorthernsaint.

Hemingway's Key entró en tercero, seguido por Brother Derek, Greeley's Legacy, Platinum Couple y Like Now.

Con el venezolano Javier Castellano en la monta, Bernardini se convirtió en el primer ganador del Preakness que no corrió en el Derby de Kentucky desde que lo hiciera Red Bullet en el 2000.

Bernardini, que ha competido poco, dio un gran paso para ocupar un lugar entre los grandes caballos de carreras en apenas su cuarta carrera de su vida.

El potro, hijo de A.P. Indy, llegó al Preakness con una victoria convincente en el Withers Stakes de la pista de Aqueduct el 29 de abril. Suma ahora tres victorias en fila después de haber quedado cuarto en su debut, y ganó 650.000 dólares para el Establo Darley, que es operado por el jeque Mohammed de Dubai.

El tiempo del ganador en esta carrera de 1 3/16 millas fue de un minuto y 54,65 segundos, lejos de la marca de la carrera, que es de 1:53,40

Bernardini pagó 27.80 dólares, 9.40 y 5.80 en la trifecta. Sweetnorthernsaint, que quedó séptimo en el Derby, pagó 7.80 y cinco dólares, respectivamente, y Hemingway's Key pagó ocho dólares.

Por su parte, el veterinario Bramlage señaló que si un ser humano sufre una fractura parecida a la de Bárbaro, le tomaría seis semanas en cama para sanar de una lesión así, "pero con un caballo, eso es imposible".

Varios caballos han sufrido fracturas durante las carreras y algunos de ellos han sido sacrificados de inmediato.

Avatar
Acerca del Autor