Alerta Mundial por Gripe Porcina

Hay miedo, hay pánico, pero también solidaridad.El cronista de México rechazó que la epidemia haya desarrollo la denominada “chilangofobia”, sino más bien conductas aislantes “Yo no he visto que disminuya la solidaridad, porque todos sabemos que lo que le pasa a los vecinos, a los familiares y habitantes, puede pasarle a uno. No hay culpas repartibles.

Ciudad de México.- El escritor y periodista Carlos Monsiváis aseguró que aun cuando la contingencia por el brote epidémico de la influenza porcina ha causado “pánico y miedo” entre los mexicanos al extremo de aislarlos, éstos siguen dando muestra de solidaridad al usar cubrebocas para protegerse y evitar contagiar a los demás.

Por lo mismo, el cronista de México rechazó que la epidemia haya desarrollo la denominada “chilangofobia”, sino más bien conductas aislantes “Yo no he visto que disminuya la solidaridad, porque todos sabemos que lo que le pasa a los vecinos, a los familiares y habitantes, puede pasarle a uno. No hay culpas repartibles. “Puede haber, como en todo situación en el que el elemento básico es el pánico, señalamientos de los mayores riesgos que se tiene al vivir en una ciudad como la Ciudad de México pero no es un rechazo a los que aquí viven”, dijo en entrevista con Milenio Diario.

Para el ganador del Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, “no se puede tener fobia casi a la cuarta parte de la población nacional. No es un miedo o un rechazo a los habitantes de la Ciudad de México. Sería acusar de estupidez última a la gente de las regiones si el miedo se volcase contra quienes viven en una ciudad".

“Sin duda habrá casos de cretinismo moral, pero lo cierto es que el miedo no se ha regionalizado tanto como para que aceptar la existencia de una chilangofobia”.

El autor de “Amor perdido” y “Entrada libre: crónicas de la sociedad que se organiza”, el miedo y el pánico que padecen la mayor parte de los mexicanos “no ha roto ninguna valla civilizatoria, creo que podemos atestiguar una conducta en lo básico racional”.

De hecho, refirió, no se ha registrado hostilidad alguna hacia esa población, que quizás “es menor al 1 por ciento”, que tiene la convicción de que el gobierno actuó con oportunidad y con un sentido histórico de prevención.

“Nadie se indigna al punto de hostilizada. Estamos ante una gran crisis, insisto, y estamos actuando hasta ahora con una racionalidad, no diré ejemplar, pero si muy significativa”.

A diferencia del sismos de 1985 que organizó a la sociedad civil y la hizo trabajar mano con mano, en esta contingencia, precisó Monsiváis, no hay nada que reparar ante una catástrofe.

Pero si se conserva, aclaró, el elemento de la solidaridad con el uso de cubrebocas. “Solidaridad es no querer infectarse ni querer infectar, esa es la prueba mayor de solidaridad”.

Monsiváis precisó que aunque en sus recorridos por la Ciudad ha podido observar escenas donde la gente que estornuda es mal vista, esta desconfianza “jamás se ha transformado en agresividad hacia los portadores, hay miedo y ganas de aislar o de aislarse, pero no hay signos de linchamiento”.

De igual manera, abundó, que aunque el miedo desarrolla conductas irracionales como las compras de pánico, dichas actitudes no son ilegítimas o ilegales. “Ninguna sociedad está exenta de cierta irracionalidad, que son respuesta al miedo sentido.

“Si algún día el gobierno federal confía en los habitantes del país y tiene una capacidad informativa que vaya más allá de las contusiones, podremos evitar hasta cierto punto esas compras de pánico”, dijo.

Totalmente confiable la carne de cerdo mexicana

Sobre el brote de influenza registrado estos días, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, en coordinación con la Secretaria de Salud,informa:
1.- Que, aunque las características del virus indican que tiene componentes genéticos de influenza humana y animal (presencia de genes de cerdos euroasiáticos), su transmisión se da de humano a humano y no tiene qué ver con la porcicultura nacional o de nuestros socios comerciales de Norte América.
2.- Que el estado sanitario de los cerdos en México es uno de los más supervisados y reconocidos a nivel mundial.
3.- Que no existe ningún riesgo de adquirir contagio por consumir carne de cerdo mexicana, por el contrario, ésta es y seguirá siendo garantía de calidad, sanidad e inocuidad al alcance de todos.
Esta secretaría seguirá promoviendo el consumo de carne de cerdo mexicana, dentro y fuera del país, por tratarse de un producto nutritivo y sano que da empleo a miles de personas y contribuye a la buena alimentación de las familias mexicanas.
Asimismo, seguiremos aplicando las más estrictas medidas de inspección en cada una de nuestras granjas para mantener a nuestra porcicultura con los más altos estándares sanitarios.

Acerca del Autor

Leave a Reply

*