Alpargatas, del campo a la pasarela

Es un calzado fresco, ya que deja transpirar el pie; cómodo, por su suela de esparto y barato, por su materia prima.

Conocida, según en los países como sandalia, esparteña, chanclo, zapatilla, las alpargatas de esparto, partiendo de ser un cómodo calzado para el agricultor pisa ahora las pasarelas de las primeras marcas. Esta temporada arrasan las

alpargatas más glamourosas.

De lona, de piel, de colores, doradas, plateadas, con tacón o planas. Las alpargatas pisan fuerte estos meses en las calles de todo el mundo.

Es un calzado fresco, ya que deja transpirar el pie; cómodo, merced a su elaboración con suela de esparto o cáñamo, muy ligera y con buen agarre al suelo; barato, por su materia prima, y con multitud de posibilidades en su diseño.

De Chanel a Dior

Primeras firmas como Farrutx, Pura López, Camper, Vialis, Sybilla, Pepe Jeans y Ras cuentan este año con el esparto como una de las líneas fetiche de sus colecciones. No en vano, siguen la estela de diseñadores como Ives Saint-Lorent, Coco Chanel, Christian Dior, DKNY, Giorgio Armani o Hermès, que también han encontrado en la alpargata un modelo de calzado flexible y paradójicamente sofisticado para sus colecciones de moda, tanto femeninas como masculinas.

Tradicionalmente, la alpargata de esparto era un calzado perteneciente a la clase trabajadora y campesina, utilizada para las labores del campo y el trabajo manual. No en vano, la alpargata es símbolo del calzado de las vestimentas tradicionales de muchos pueblos.

En Colombia, por ejemplo, es parte de la indumentaría de la mayoría de los trajes típicos, siendo, en algunos casos, de cuero y en otros, de fique. La alpargata fue llevada a la zona del Río de la Plata por los inmigrantes vascos, españoles o franceses, hacia la tercera década del siglo XIX, siendo adoptada por los trabajadores rurales en sustitución de la bota de potro. Una fábrica española de alpargatas fundada en Gerona (Cataluña) allá por 1776 se vio obligada a un replanteamiento de su producto hacia los años cincuenta del pasado siglo.

El cambio de gustos en el calzado de los españoles llevó a la familia Castañer a reinventar la alpargata, con diseños más sofisticados y adaptados a la moda, colores y diseños del momento.

Avatar
Acerca del Autor