América ligó 6 juegos sin ganar

MEXICO - América agudizó su crisis, sumó su sexto partido sin victoria y segunda derrota consecutiva en casa, al caer 1-3 ante Tigres de la UANL, en el cierre de la fecha siete del Torneo Apertura 2008.

Los goles del triunfo norteño, en duelo disputado en el estadio Azteca, fueron obra del panameño Blas Pérez, al minuto 26, y del argentino Lucas Lobos, a los 50 y 73. El argentino Federico Insúa descontó para los de casa, al 54.

Con este resultado, América se quedó con seis puntos en el sótano del Grupo Dos, en tanto Tigres sumó 13 en el subliderato del tercer sector. El problema de América ya no es sólo en su defensa, sino que también ahora muestra graves deficiencias en el último cuarto de la cancha hasta donde llegan muy bien, pero a partir de ahí ya no saben que hacer con el esférico.

Por deseos y actitud no quedó, América sabía que estaba obligado a reencontrarse con el camino de la victoria y así lo buscó desde el inicio aprovechando que los "felinos del norte" les regalaron toda la iniciativa, al mejor estilo de Manuel Lapuente.

Después de algunos intentos malogrados por parte de los locales, Tigres aprovechó un grave error de Ismael Rodríguez para terminar con el cero en la pizarra, al minuto 26.

El argentino Lucas Lobos filtró un balón dentro del área que Ismael no supo atacar y se le escabulló por la espalda para que el panameño Blas Pérez fusilara a Guillermo Ochoa y poner el 1-0 a favor de los regiomontanos.

Los de Coapa continuaron con sus yerros ofensivos y una muestra clara se dio al minuto 38 en un centro por el sector de la izquierda del argentino Federico Insúa a segundo poste donde su compatriota Alfredo Moreno de manera increíble no atinó a rematar de frente y sin portero, para dejar escapar el empate. Esta jugada pesó por completo en el transcurso del partido pues los visitantes aumentaron su ventaja apenas en el inicio de la parte complementaria a través del argentino Lucas Lobos.

El ex jugador de Cadiz de España recibió un balón de Jonathan de León en el pico del área por el sector de la derecha y sin pensarlo dos veces sacó un disparo potente, cruzado, imposible para el vuelo de Guillermo Ochoa, al minuto 50.

Acerca del Autor

Leave a Reply

*