Armida Flores: El papel de madre puede esperar

PASCO,WA - "Si volviera a nacer y me dieran la oportunidad de escoger mi destino, aunque hasta hoy me considero feliz y afortunada, seguramente mi papel de madre esperaría hasta alcanzar mi madurez como mujer… esperaría unos años más". Así comienza su relato Armida Flores, una joven de 20 años, egresada de la Promoción 2007, de New Horizons High School; Armida es originaria de Guerrero, México y vino a los Estados Unidos cuando apenas tenía 3 años de edad.

"Sé que si no continúo mis estudios, mi futuro será más duro y menos esperanzador no sólo para mí sino también para mi familia; de tal manera que debo echarle muchas ganas hasta recibirme de enfermera de la misma manera que hoy he logrado egresar de "prepa", comenta.

El sacrificio que Armida ha realizado para alcanzar graduarse, no ha sido fácil; ha significado noches de desvelo, de angustia, de dolor, de preocupaciones; para lograr su objetivo, ha tenido que privarse de compartir con sus compañeras una tarde libre visitando un centro comercial, una sala de cine, un encuentro deportivo, una fiesta o sencillamente una reunión amena de esas que suelen tener jóvenes de su edad.

Armida sabe que si logra alcanzar su objetivo, esto la hará feliz, porque siempre ha soñado con ser una enfermera, "me considero capaz y deseo ayudar a aquellos que sufren dolor, creo que una enfermera no sólo debe cuidar de los enfermos, sino darles amor", afirma.

Quienes conocen a Armida, saben que es una joven muy tierna, de voz suave, risueña, callada y sobre todo humilde, también saben al igual que ella, que su sueño tendrá que esperar un tiempo más.

Muchos jóvenes fueron testigos de las tardes aquellas cuando Armida se quedaba en la escuela haciendo tareas hasta terminar, fueron

espectadores de sus constantes ausencias en el aula de clases, notaron que en el grupo de amigos siempre ella no estaba presente. Los profesores observaron que su rendimiento académico bajo significativamente; pero que tiempo más tarde también se recuperó. Saben Armida, no sólo era una estudiante como cualquier otra, Armida se preparaba para recibir a su primer bebé.

Nace Joselin

Cuando nació Joselin, nos comenta Armida "no estaba preparada para ser mamá, no me hacía a la idea de tener que amamantar a una bebé, tener que sacarme leche y dejarla almacenada para los momentos en que mi niña tuviera hambre mientras yo recibía mis clases en la escuela, no sabía cómo bañarla, no sabía nada. Solo sabía que tenía que ser responsable.

¡Jovencitas, compañeras por favor; pero por favor sepan que la maternidad requiere de tiempo, amor y dedicación entre otras cosas; pero sobre todo es necesario que primero seamos adultas y profesionales".

Se me hace imposible creer

"Hoy a mis 20 años y mientras recibo mi diploma que me acredita como estudiante egresada de High School, no puedo creer lo que recibo simple y sencillamente porque a pesar de que haya luchado muy fuerte para alcanzarlo, mi situación de madre y esposa se complica aún más; hoy en día espero la llegada de mi segundo bebé a quien debo alimentar, cuidar y amar y, aunque estas tres palabras son sencillas de escribir, son una tarea difícil de llevar a cabalidad".

Carga más pesada

"Como mínimo los estudios deberán esperar un año más y seguramente cuando regrese a las aulas la carga será aun más pesada ya que tendré más responsabilidades y aunque me siento una madre completa, esta etapa de mi vida bien pudo haber esperado un tiempo más, hasta haberme graduado. Mi consejo a toda jovencita es, que estudie incansablemente hasta haber logrado obtener una profesión con la cual sea capaz de obtener un buen trabajo, bien remunerado y posteriormente si las condiciones lo permiten, piense en el matrimonio, los hijos y cualquier otra cosa que venga por añadidura; pero antes estudio, estudio, estudio y más estudio.

Avatar
Acerca del Autor