Arrestos y redadas marcaron el 2007

WASHINGTON - Las redadas de la policía local y las rigurosas legislaciones municipales contra los inmigrantes indocumentados marcaron el año 2007 en Texas para la comunidad hispana.

Mientras, en el vecino Arizona activistas mostraron su preocupación ante la noticia de que el alguacil del condado Pima solicitó a la Junta de Supervisores permitir que agentes de la Patrulla Fronteriza puedan fungir como alguaciles en este condado.

Junto a las redadas cada vez más frecuentes contra los indocumentados, varios municipios han aprobado medidas para hacer más difícil la presencia de los inmigrantes sin papeles.

Este fue el caso en la ciudad de Farmers Branch (al norte de Dallas), donde el concejo municipal convocó un referéndum sobre la ordenanza que prohibía, entre otras cosas, que los propietarios de viviendas ofrezcan un contrato de arrendamiento a un indocumentado.

También obligaba a los gerentes de inmuebles a verificar el estatus migratorio o ciudadano de sus inquilinos y fijaba una multa de $500 por cada violación.

El plebiscito se aprobó por amplia mayoría, pero a los pocas semanas, una orden de restricción temporal emitida por un tribunal federal cuestionó si la ordenanza era constitucional.

Desde entonces, se agudizó la batalla legal entre el ayuntamiento de Farmers Branch y los diferentes grupos cívicos y comunitarios.

De hecho, el alcalde de Farmers Branch, Bob Phelps, exhortó a la población de esa ciudad a no apoyar la medida porque de hacerlo, se enfrentarían a varias demandas judiciales "que le costaría muy caro a los contribuyentes".Propietarios demandan. A los pocos días del plebiscito, los dueños de viviendas y varios inquilinos presentaron dos demandas judiciales.

Una buscaba compensación monetaria por los efectos negativos que había causado la ordenanza, como la pérdida de inquilinos. La otra reclamaba que los términos de la ordenanza no eran competencia del gobierno local sino mas bien del gobierno federal.

Avatar
Acerca del Autor