Asistencia legal gratis en casos deportación

Una coalición de organizaciones comunitarias y la Escuela de Derecho de la Universidad de Columbia pusieron en marcha a partir de octubre, un servicio de asistencia legal gratuito para inmigrantes en proceso de deportación.



WASHINGRTON - l proyecto operará desde la sede de la Coalición del Alto Manhattan para los Derechos del Inmigrante, ubicado en el corazón de la comunidad dominicana en Nueva York.

La idea surgió de la abogada y activista Julissa Reynoso, Moisés Pérez, director de la organización comunitaria Alianza Dominicana y del senador Erich Schneiderman, que representa el sector, ante la realidad de que más de 25.000 quisqueyanos han sido deportados desde el 1976 sin que hayan contado con la debida asistencia legal.

Esta iniciativa se une a los servicios que ya prestan a inmigrantes la Coalición así como Alianza Dominicana, la organización más grande en esta comunidad.

Los activistas dieron forma al proyecto con el apoyo de la Sociedad de Asistencia Legal y la Universidad de Columbia, que además de asignar 300.000 dólares para los próximos tres años pondrá a sus estudiantes de leyes a disposición de la comunidad inmigrante.

A través del proyecto se brindará información y orientación a los centenares de inmigrantes, en su mayoría dominicanos, que acuden a la Coalición -un brazo de Alianza- en busca de ayuda, y de la representación legal en corte, cuando el caso lo amerite.

La abogada María Navarro estará a cargo de la iniciativa, con una experiencia de ocho años en asuntos de inmigración con la Sociedad de Asistencia Legal.

"Las leyes de inmigración han tenido un tremendo impacto separando familias. Han deportado personas que cometieron un delito hace años. Esperamos que este proyecto atienda este problema", indicó Navarro.

"Sé lo difícil que es lidiar con un complicado sistema legal, específicamente para aquellos que no pueden tener una adecuada representación", afirmó la abogada.

Miles de inmigrantes han sido deportados, lo que significa un choque increíble para nuestras familias y sabemos de antemano que en este país el que no tiene buen abogado tiene muy mala suerte.

La iniciativa necesita de un mayor número de abogados y de dinero, considerando el número de inmigrantes que acude en busca de apoyo.

Este es un trabajo que sólo puede ser manejado por abogados, con los que hasta ahora no habían podido contar, y que ha sido posible gracias al dinero de la Universidad de Columbia y a fondos asignados por los concejales Miguel Martínez y Robert Jackson. Por su parte, el senador Schneiderman aseguró que no hay la posibilidad de un proceso justo si no se cuenta con un buen abogado.

Comentó que en su oficina se reciben centenares de llamadas de personas que necesitan desesperadamente ayuda legal para sus problemas de inmigración, mientras que el congresista Charles Rangel comentó lo negativa que ha sido el Acta Patriótica, conjunto de medidas aprobadas después de los atentados del 11-S.

Todos los dias los inmigrantes cuentan sus luchas y los miles de dólares que han gastado en servicios legales para sus familiares en proceso de deportación y que muchas veces han sido estafados.

Acerca del Autor