Bush Expresa Su Posición Ante El Tema De Inmigración

WASHINGTON - En el discurso ofrecido por el presidente de Los Estados Unidos el pasado 15 de Mayo acerca de la reforma migratoria, George W. Bush expreso su posición al público estadounidense, haciendo inicialmente énfasis en estar consiente del efecto que ha causado el tema de la reforma migratoria.

Expresó que la gran mayoría de inmigrantes en el país son personas que trabajan arduamente, pero la seguridad en las fronteras es un asunto delicado que necesita ser resuelto. Explico que las fronteras están abiertas al comercio y a la inmigración legal, pero cerrada para inmigrantes ilegales, asi como también para narcotraficantes, criminales y terroristas. Bush dijo que desde que ejerce como presidente se han aumentado los fondos en un 66% para seguridad fronteriza, además de haber ampliado la patrulla de 9 mil a 12 en la frontera, quienes han capturado y enviaron de regreso a su país a cerca de 6 millones de personas que ingresaron ilegalmente, pero que a pesar de estos logros aun no existe pleno control en la frontera.

El presidente insto al Congreso a hacer uso y tomar ventaje de la alta tecnología con que Los Estados Unidos cuenta, y aplicarla en la zona fronteriza. También incrementar el número de agentes fronterizos a 6 mil mas para fines del 2008. Explicó que la patrulla fronteriza será además respaldada por la Guardia Nacional, la cual se retirara a medida la patrulla se incorpore a la nueva tecnología. Dejo en claro que no se esta militarizando la frontera sur, ya que considera a México un país amigo.

Comentó que el 85 por ciento de personas que han tratado de cruzar la frontera sur ilegalmente son Mexicanos, a quienes por muchos años se les ha capturado y enviado de regreso a su país, pero se dificulta mas cuando los inmigrantes no son mexicanos. Durante mucho tiempo no había mucho espacio para mantener a estos inmigrantes no mexicanos detenidos, y se les liberaba con un compromiso de cita a presentarse a la corte, lo cual casi ninguno hizo, "esta practica es inaceptable y le daremos fin", dijo el presidente.

Bush propuso un programa de 'trabajador temporal', el cual ofrecerá una manera ordenada de emplear a extranjeros que vengan 'a trabajar' y que no posean antecedentes penales. Personas que vengan a tomar trabajos que estadounidenses no están realizando y empleadores dispuestos a contratarles. Todo ayudara a mejorar el control y por ende la seguridad del país.

Otra parte de la propuesta es una tarjeta de identificación 'biométrica' infalible, para que los empleadores sepan identificar los empleados y no tengan excusa para no saber su legalidad.

El presidente se opone a otorgar una amnistía, ya que opina que esto seria injusto a personas que están aquí legalmente y fomentaría mas la inmigración ilegal, pero tampoco apoya una deportación masiva de las personas que ya están aquí. Él expresa que las personas que tendrían prioridad de oportunidad hacia un estado legal son aquellas que ya tienen muchos años de vivir y trabajar aquí, y que probablemente poseen un hogar, pero que deben pagar una multa por haber hecho las cosas ilegalmente y no es que se les otorgara ciudadanía automáticamente ,además que tendrán que esperar en las filas atrás de aquellos que lo hicieron legalmente. "Lo que he descrito no es una amnistía, es una manera de que aquellos que han violado la ley paguen su deuda a la sociedad y demuestren el temple que hace un buen ciudadano", dijo el presidente.

Bush expresó que Estados Unidos es una nación de muchos pueblos, y que el que quiere ser parte de este ideal de país, debe sentir aprecio por su historia y respeto por la bandera y el idioma Ingles, el cual les puede ofrecer mejores oportunidades laborales.

El presidente se dirigió alSenado y a la Cámara incitando una solución digna y con respeto humano. Insito a todas las personas a conocer los orígenes de unos a otros, y compartió una breve historia acerca de un valiente infante de marina quien yacía herido de guerra (Irak) en el hospital.

Guadalupe Denogean, quien en su niñez emigró de México, y quien pidió únicamente dos cosas cuando se le pregunto su deseo. La primera fue que quería que el soldado que lo salvó fuese ascendido a cabo, y la segunda fue ser ciudadano de este país, al que había defendido por mas 26 años. "Fue un honor estar a su lado", dijo el presidente Bush. "Nuestros nuevos inmigrantes son lo que siempre han sido: gente dispuesta a arriesgar todo por el sueño de la libertad" agregó.

Avatar
Acerca del Autor