Bush pide comprensión para los inmigrantes

WASHINGTON - El presidente George W. Bush dijo el lunes que "no será fácil" reformar las leyes de inmigración y pidió que no se aliente el sentimiento antiinmigrante presentando a los indocumentados como una carga para la economía o una amenaza para la identidad nacional.

"El debate en torno a la inmigración debe realizarse de una forma cordial y decorosa", declaró Bush antes de que el Senado comenzase a debatir una serie de propuestas para resolver la situación de unos 11 millones de inmigrantes ilegales que se cree viven en Estados Unidos. Bush asistió el lunes a la ceremonia de naturalización de 30 personas, procedentes de 20 países, y aprovechó la ocasión para promover su programa de "trabajadores temporales".

"No hay que explotar el temor de la gente ni enfrentar a un vecino con el otro. No se puede decir que los inmigrantes representan una amenaza a la identidad de los estadounidenses porque los inmigrantes son los que le han dado forma a la identidad de los estadounidenses", manifestó Bush.

"Que nadie diga que los inmigrantes son un lastre para nuestra economía porque el trabajo y la iniciativa de los inmigrantes ayudan a sustentar nuestra economía", dijo el presidente. "No debemos caer en el pesimismo. Si cooperamos, confío en que podremos cumplir nuestro deber de corregir nuestro sistema inmigratorio y aprobar una ley que proteja a nuestro pueblo, respete nuestras leyes y nos enorgullezca".

Avatar
Acerca del Autor