Campesinos linchan a dos ladrones

LIMA, Perú - Dos supuestos ladrones fueron linchados por campesinos de la comunidad de Cullpa Baja, localidad ubicada en la provincia de Huancayo, en la sierra central de Perú, confirmó la policía peruana. Los supuestos delincuentes fueron acusados de haber robado unos 1515 dólares a un empresario dedicado a la ganadería, tras lo cual fueron golpeados y ahorcados hasta la muerte.

Los cadáveres de los dos linchados fueron descubiertos por la policía peruana en un río cercano a Cullpa Baja con las manos atadas hacia atrás con una soga.

Los cuerpos mostraban señales de torturas, golpes, quemaduras con queroseno en la espalda y el cuello, hematomas en el rostro y glúteos, además de evidentes síntomas de asfixia.

Según la policía, el linchamiento fue cometido después de que los dos hombres fueran atrapados por los pobladores cuando robaban a un ganadero de la localidad junto con otras cuatro personas que pudieron huir en un automóvil.

Los pobladores de Cullpa Baja declararon hoy a los periodistas que "todos son culpables" del linchamiento y que si la justicia los quiere procesar por asesinato, "deberá llevar a la cárcel a todo el pueblo". Manifestaron, además, que "no están arrepentidos" de lo que han hecho porque "el olvido" de las autoridades los ha llevado a tomar la justicia con sus manos.

El fiscal penal de Huancayo, Rony Salinas, dijo que inició las investigaciones "dada la magnitud del caso" para determinar quienes fueron los culpables de los asesinatos y que se ha designado a un grupo especial de la policía para que se encargue de las pesquisas correspondientes.

En el 2004 se perpetraron 18 muertes en 2000 intento de linchamiento en Perú, 700 de los cuales se realizaron en las zonas marginales de Lima y 1300 en las otras regiones del país, según el Ministerio del Interior

Los peruanos que deciden "tomar la justicia con sus manos" recurren a quemaduras, cortes con tijeras y cuchillos, crucifixión, apedreamiento y atropellamiento, entre otras formas de tortura, según el informe ministerial.

Avatar
Acerca del Autor