Carlos Valdez Sentenciado por la Muerte de Yesica Olivos

WALLA WALLA, WA - Aún no admitir que apretó el gatillo, Carlos Valdez fue llevado de una sala de audiencias de la Corte Superior del Condado de Walla Walla lunes por la tarde para cumplir una condena de prisión de 23 años y cuatro meses por el asesinato de bala de una mujer joven que era parte de un grupo que él asocia con el invierno pasado. Vestidos con rayas de cárcel,
Carlos Valdez, de 18 años, miró al frente y cerró los ojos un momento como el juez Scott Wolfram le ordenó servir a la parte alta de la gama estándar que enfrentó después de declararse culpable el 19 de Diciembre de asesinato en segundo grado, mientras que armado con un arma de fuego.
En la audiencia de culpabilidad, Valdez admitió en calidad de cómplice de los disparos intencional y asesinato de 20 años de edad, Yesica Olivos, sin premeditación.
Abogado de procesamiento Jim Nagle había reducido la carga en un acuerdo de culpabilidad de primer grado, homicidio premeditado, y recomendó 15 años y tres meses, el extremo inferior del rango de sentencia.
Pero un Departamento de Correcciones de investigación anterior a la estatal instó a la sentencia de gama alta. El informe dice que el acuerdo de culpabilidad fue suficiente indulgencia para Valdez. Miembros de la familia Olivos ', que están devastados, han perdido para siempre, la investigación señaló.
A pesar de la negativa de Valdez es el verdadero asesino, las autoridades dicen que disparó Olivos en la cabeza en algún momento en la noche del 31 de diciembre 2013, o principios del 01 de enero 2014, en Frog Hollow Road, donde se convierte en Mojonnier Road en el Walla Walla Puente del río.
Olivos habrían sido salir con Valdez, un presunto miembro de la banda, y otros afiliados por un par de días. Ella y Valdez había viajado a Frog Hollow en un auto con otras dos dos personas, entre ellas el entonces novia de Valdez, Breanne N. "Breezy" Rutherford, y unamigo, Andrés "Andy" Jesús García.
Valdez dijo Olivos para salir del vehículo y, de acuerdo con Rutherford y García, Valdez sacó un arma junto a su asiento y le disparó a Olivos en la parte posterior de su cuello o en la cabeza mientras ella se alejaba.Antes de la sentencia fue impuesta en un pie-habitación-sala de audiencias sólo lunes Valdez leyó una declaración de 40 segundos a Wolfram, diciendo "estas son circunstancias muy lamentables para todos, incluido yo mismo."
Él dijo que le encantaba Olivos mucho, nunca quiso que ella fuera asesinada y lamenta no hacer más para evitarlo.Culpó a su juventud, inexperiencia y una adicción a las drogas.
"Asumo toda la responsabilidad de no salvar Yesi, yo mismo, en este estilo de vida", dijo.
"Mirando hacia atrás, yo siempre voy a sentir responsable de lo que debería haber hecho. Yo podría haber hecho más para salvar nuestras dos familias de la desesperación que son sin duda sintiendo hoy".
No ofreció detalles de lo que podría saber sobre el asesinato, revela quien dice o cree que es el asesino, ni lo que hizo en calidad de cómplice. Pero la pena de norma plazo es el mismo bajo la ley estatal si él era cómplice o el asesino real. Pero como Wolfram impuso el extremo superior, el juez dijo que su decisión se basó en el informe previo y "en su mayor parte," la falta de remordimiento de Valdez.
Valdez ahora tiene 18 años y su caso fue manejado en una corte de adultos. Pero desde que se cometió el delito cuando era menor de edad, por ley Valdez se le permitirá solicitar a la Junta de Revisión de sentencia indeterminada estado de la libertad anticipada después de haber cumplido al menos 20 años.
Wolfram dio crédito Valdez por los 396 días que ya ha servido en la cárcel del condado, lo colocó en tres años de custodia en la comunidad, una forma de libertad condicional, cuando él salió de la cárcel, y le evaluó $ 11,680 en obligaciones financieras legales.
Las autoridades habían afirmado que uno de los acusados, Andrés Torres-Rodríguez, ahora de 24 años, ordenó el asesinato porque Olivos debía Torres-Rodríguez una onza de metanfetamina. Pero su participación directa en el asesinato nunca se estableció plenamente.
Él y Rutherford, que ahora tiene 22 años, se declaró culpable el año pasado a la prestación de asistencia penal por ayudar a Valdez de diversas maneras después de Olivos fue asesinado. Torres-Rodríguez está cumpliendo una condena de tres años por el delito y posesión ilícita de un arma de fuego.

David Cortinas
lavoz@bmi.net

Acerca del Autor

Leave a Reply

*