Carta al Editor

Escrito el 28 Dec 2015
Comment: Off
¿Por qué el Estado de Washington no respetó el derecho al debido proceso de los trabajadores lesionados de igual manera como los de beneficiarios de asistencia social?
La verdad triste y simple es que el Estado puede hacer esto porque lo hemos permitido, todos nosotros, los ciudadanos de Washington algunos por ignorancia, estos son en su mayoría los trabajadores, y algunos porque se benefician de esto, estos son en su mayoría los empresarios, políticos, abogados, médicos y todos los demás en la línea, que se benefician del Programa de Compensación de los Trabajadores. L & I y el poderoso lobby de las industrias de nuestro estado han transformado al Programa de Compensación de los Trabajadores en un complejo industrial médico con un proceso de reclamación de que la mayoría de los trabajadores no entienden y es tan complicado que Project Help fue desarrollado para ayudar a los trabajadores sindicalizados a navegar en el proceso de las reclamaciones. Otros trabajadores heridos que podían pagar se vieron obligados a obtener asistencia jurídica costosa. El resto de los trabajadores, el grupo vulnerable, se quedaron solos para combatir a los complejos aspectos legales del programa y el administrador de casos de un lado. Y el representante del empleador activamente protege a su cliente buscando que el litigio sea a su favor, ¡con el resultado de predicción habitual de la queja  cerrada!
Los administradores de casos están autorizados a tomar decisiones finales estatales, que son a menudo arbitrarias y caprichosas, con respecto al tratamiento médico de un trabajador lesionado y sus demandas por lesiones, ¡todo ello sin previo aviso o una audiencia probatoria antes! La decisión del Administrador de Casos para cerrar una demanda se convierte en orden final del estado, si no se hizo una apelación a la Junta de Apelaciones del Seguro Industrial. Esto constituye una toma de un interés privado por la acción del Estado en la violación al derecho al debido proceso garantizado por nuestra Constitución. Para muchos, muchos trabajadores lesionados que no entienden el proceso de reclamaciones o tienen los recursos para pagar solicitar  una apelación dentro del límite de tiempo establecido, la orden final de los administradores de casos se mantiene y el trabajador lesionado pierde efectivamente su derecho a su demanda de apoyo financiero por lesiones y a la atención médica para la que pagó esperando la seguridad y el alivio a su situación prometido por la ley. El Tribunal Supremo ha puesto su atención en este mismo tema, en circunstancias muy similares del destinatario del bienestar.
El caso en cuestión es, Goldberg v. Kelly, (1970), que sostenían que  quienes reciben asistencia social debían ser avisados previamente por escrito de propuestas de reducción o terminación de sus beneficios y proporcionar la oportunidad de solicitar una audiencia probatoria para defender su continua elegibilidad o para contrarrestar la evidencia presentada.
El tribunal razonó que si un beneficiario de asistencia social tiene como única fuente de ingresos, sus beneficios sociales, no deben ser cortada ssin previo aviso o una audiencia probatoria antes, debido a que el impacto de la decisión de estado, cortando sus beneficios, sería demasiado devastador para ellos porque no tendrían  otros recursos para vivir. El trabajador lesionado tiene un mejor derecho adquirido a su demanda por lesiones y su interés privado es su bienestar, que en muchos casos, es la vida misma .El Programa de Compensación de los Trabajadores es la única solicitud que el estado permite para que el trabajador pueda recibir atención médica por su lesión y pérdida de salarios. El Programa de Compensación de los Trabajadores es errónea porque viola el derecho del trabajador lesionado del debido proceso. ¡La fuerza laboral del estado de Washington merece algo mejor que esto!
Una queja de violación a los Derechos Civiles ha sido enviado al Fiscal General, Bob Ferguson sobre este tema y la Campaña de Reforma de L & I necesita la ayuda y el apoyo de organizaciones, iglesias, sindicatos y trabajadores para ayudar a que el Programa de Compensación del trabajador de  Washington sea un programa amigable y simplemente más justo.
La Campaña para la  Reforma de L & I se runieron con los mejores administradores de L & I en Burlington, en la La Clínica de Alta de Lesiones y Recuperación del Noroeste, el lunes 7 de diciembre de 2015.
La Clínica de Alta estaba llena de trabajadores lesionados y miembros de la comunidad que apoyan a la campaña. Los trabajadores lesionados y líderes comunitarios vinieron del Valle de Yakima para dar testimonio y también para informar de vuelta a sus organizaciones. Hemos escuchado de parte del  Adjunto Lapalm que ha prometido volver a nosotros antes del 23 con información respecto a los próximos pasos que la  L & I propone como una solución a nuestra queja de derechos civiles. Necesitamos ayuda en todas las comunidades locales en todo el Estado de Washington.
Sólo Si L & I pueden ver los fuegos locales arder, con comunidades locales organizadas y la adopción de medidas que en todo el estado estarán, entonces L & I enterán que están en contra de las personas. Es muy claro para el Comité de Reforma de la campaña del L & I de que necesitamos ayuda para lograr este meta. ¡El apoyo que  obtenemos de las comunidades locales determinarán el bienestar de nuestros trabajadores lesionados en el futuro!

Héctor Franco
Director de Reforma Campaña L & I

Avatar
Acerca del Autor
La Voz is celebrating its 25th year anniversary this year. Email: lavoz@bmi.net Phone: (509)545-3055 Mail: P.O.Box 1023 Pasco, WA 99301