¿Cómo evitar que te ‘pesquen’ en la red?

El "phishing" involucra a estafadores que operan en internet enviando mensajes electrónicos masivos no solicitados (spam) para engañar a los consumidores.

Abres tu correo electrónico y al revisar tus mensajes encuentras uno -que parece legítimo- supuestamente enviado por tu banco. La misiva precisa que "hay sospechas de que se realizó una transacción no autorizada en tu cuenta" y, -aquí está la trampa- "para asegurar que tus datos no han sido comprometidos", debes hacer click al enlace que aparece en tu pantalla para "verificar tu identidad".

Ten mucho cuidado con este tipo de mensajes. Pues aunque parezca genuina (en muchos casos hasta posee los logotipos de la institución bancaria donde tienes tus cuentas), probablemente se trata de un fraude conocida en inglés como "phishing".

No creas todo lo que leas, mucho menos si se trata de un mensaje que recibes a través de tu e-mail. Los estafadores y ladrones de identidad han desarrollado la tecnología para recrear páginas de internet similares a las de tu banco.

Si no estas seguro de una comunicación que hayas recibido, ya sea por teléfono, e-mail o correo tradicional, ponte en contacto con tu banco. Llama a los teléfonos que están detrás de tu tarjeta de crédito o del cajero automático y pide hablar con un representante del servicio al cliente. Una carnada más: "Durante el proceso habitual de verificación de cuentas, no pudimos verificar su información. Para actualizar y verificar su información, por favor presione aquí".

Nuevamente, se trata de la misma estafa del "phishing" e involucra a estafadores que operan en internet enviando mensajes electrónicos masivos no solicitados (spam) o mensajes de aparición automática (pop-up) para engañar a los consumidores y lograr que las víctimas inadvertidas revelen su información personal.

Entre los datos que buscan los estafadores están los números de tarjetas de crédito, información de cuentas bancarias, número de Seguro Social, contraseñas y demás información delicada.

De acuerdo a la Comisión Federal de Comercio (FTC), la agencia nacional de protección del consumidor, los pescadores de información (phishers) envían un e-mail o un mensaje pop-up que indica provenir de negocios u organizaciones con los cuales mantienes una relación.

Por ejemplo, tu banco o proveedor de servicio de internet (ISP), servicios de pago en línea y hasta de agencias gubernamentales.

Avatar
Acerca del Autor