Condenado por causar aborto a patadas

La primera semana de mayo fue un infierno en la casa de Gerardo Flores, de 18 años, y de su novia, Erica Basoria, de 16. Según su propia confesión, ambos intentaron abortar por todos los medios el embarazo de cinco meses (con mellizos) de Basoria. Al final, el padre de los fetos muertos fue condenado el lunes por un jurado a por lo menos 40 años de prisión sin posibilidad de libertad provisional.

Los hechos ocurrieron en la ciudad texana de Lufkin, 120 millas al noreste de Houston y unas 185 al sureste de Dallas. Basoria se acogió a la ley estatal que impide inculpar a una madre por el aborto de un niño.

Durante el proceso de una semana, el abogado defensor de Flores, Ryan Deaton, sugirió por todos los medios que Basoria tuvo más que ver con la muerte de sus engendros que Flores, avivando la terrible disputa entre las dos familias de la pareja.

Mientras Basoria testificó a favor de su novio, el fiscal Art Bauereiss insistió que Flores deseaba el aborto de los mellizos para poder ir a la universidad sin ataduras. El testimonio se centró en la terrible semana, en los cuales los dos jóvenes (que estudiaban en la escuela secundaria local) hicieron lo posible para que los dos niños no nacieran.

Avatar
Acerca del Autor