Constructoras frenan contratos por miedo

Koons puntualizó que, en el caso de los subcontratistas, una multa o una sanción estatal "podría hacer que esos empresarios lo pierdan todo".

DENVER, Colorado - Las nuevas leyes inmigratorias del estado de Colorado, que entraron en vigor en enero de 2007, han hecho que muchas empresas constructoras dejen de aceptar contratos y de tomar personal por temor a ser sancionadas por emplear a trabajadores indocumentados, según el portavoz de un grupo constructor.

En declaraciones este fin de semana al diario Summit Daily News, Dave Koons, presidente de la Asociación de Constructores de Casas del Condado Summit (en las Montañas Rocosas del oeste de Colorado), dijo que las nuevas leyes han "elevado el nivel de miedo" en la industria de la construcción. La asociación presidida por Koons agrupa a unas 50 empresas que trabajan mayormente en los centros de esquí y de turismo en el oeste de Colorado.

La principal preocupación de los gerentes de esas empresas, explicó Koons, es que el gobierno estatal imponga sanciones económicas o presente cargos criminales en contra de empresas que, sin saberlo, contraten a indocumentados sea directamente o indirectamente, por medio de subcontratistas.

Koons puntualizó que, en el caso de los subcontratistas, una multa o una sanción estatal "podría hacer que esos empresarios lo pierdan todo". Las actuales leyes de Colorado, aprobadas durante una sesión especial de la legislatura estatal en julio del 2006, imponen una multa de $5,000 a $25,000 si los inspectores verifican que cualquier empresa (no sólo de construcción) está empleando a inmigrantes indocumentados.

Las nuevas leyes también requieren que los empleadores mantengan en sus archivos durante tres años una copia de los documentos presentados por los empleados para verificar que el empleado está legalmente en Estados Unidos.

Avatar
Acerca del Autor