Cinco consejos para garantizar que su adolescente diabético esté listo a comenzar en la Universidad



(BPT) - (BPT) – Muchos padres de todo el país están preparando a sus adolescentes para el primer año de estudios universitarios. Es una ocasión plena de entusiasmo, pero también estresante. Si tiene un hijo o hija que padece de diabetes, también puede aterrarle saber que será responsable por primera vez de cuidarse sin su ayuda (o sea, verificar sus niveles de glucosa durante el día y la noche, modificar su tratamiento de insulina como sea necesario, y planificar sus comidas con anticipación para tomar su dosis de insulina a la hora de comer). Por supuesto, es muy estresante. Sin embargo, este reto— al igual que tantos otros que ha enfrentado desde el diagnóstico de diabetes de su hijo— se puede vencer con un poco de preparación. En la medida que usted y su hijo se preparan con vistas a este nuevo capítulo, tenga en cuenta estos consejos y ese primer año universitario podría ser todo lo que ambos han soñado.

* Dígaselo a alguien. Dígaselo a todo el mundo. La diabetes puede ser un asunto privado, pero cuando su hijo se traslada lejos de casa y vive por su cuenta, es mejor que quienes le rodean conozcan su trastorno de salud. Estimule a su hijo para que hable sobre su diabetes (incluyendo las señales de advertencia de que algo no marcha bien, y lo que se debe hacer en caso de una emergencia) con sus amigos, profesores e instructores, el Asistente Residente de su dormitorio estudiantil y, en particular su compañero o compañera de habitación. Mientras más personas cuiden a su hijo, mejor.

* Hable con el personal de servicios de salud. Es importante que su hijo conozca los recursos de salud disponibles en su recinto universitario. Pídale que haga una cita para ver a un clínico en el servicio de salud estudiantil de su facultad para hablar a profundidad sobre su diabetes, y saber más detalles sobre cómo puede ayudar el sistema de salud de la facultad en ese aspecto. También debe dedicar tiempo a enterarse de las opciones de cuidados de salud los fines de semana, noches y en caso de emergencia, así como la ubicación de las farmacias cercanas al recinto.

* Reevalúe su régimen. Ahora que su hijo va a comenzar una nueva rutina cotidiana, también puede ser el momento de reunirse con su médico primario para analizar su plan de dosificaciones y opciones de tratamiento. Puede preguntar si Tresiba® (inyección de insulina degludec de100 U/mL, 200 U/mL) es conveniente. Tresiba®, insulina de acción prolongada y administración diaria, está indicada para mejorar el control glicémico en pacientes hasta de un año de edad, con diabetes tipos 1 y 2. Tresiba® mantiene el control del azúcar en sangre por espacio de 24 horas, con reducción probada de A1C. Aunque los adultos pueden inyectarse Tresiba® una vez a cualquier hora del día, los menores de 18 años deben dosificarse una vez al día y a la misma hora. Si un adulto olvida o demoran su dosis, debe usar Tresiba® en cuando se acuerde, y continuar con su régimen de administración regular. Asegúrese de que pasen al menos 8 horas entre una dosis y la siguiente. Si un menor de 18 deja de ponerse una dosis, llame a su proveedor de servicios médicos para informarse y recibir instrucciones sobre cómo verificar los niveles de azúcar en sangre hasta que llegue la próxima dosis programada de Tresiba®.

* Informarse antes de elegir alimentos. La alimentación es parte integral del control de la diabetes de su hijo, y la vida universitaria no siempre cuenta con las mejores opciones. Pero usted puede ayudarlo a controlar lo que come, estimulándolo para que hable con el personal de la cafetería. El equipo del comedor podría proporcionarle un documento donde se resume la información nutritiva de las comidas suministradas, para que su hijo pueda tomar las mejores decisiones de alimentación, teniendo en mente siempre su diabetes.

* Asegúrese de que su hijo cuente con las herramientas necesarias y una manera de conseguir más. Siéntese con su hijo y elaboren una lista de todo lo que se pueda necesitar — en cualquier momento— para controlar la diabetes. Una vez redactada, creen un plan para que el dormitorio de su hijo— no su casa — el nuevo centro de control donde estarán todos los suministros. No confíe en que podrá reabastecerlo cuando venga a casa de visita, porque la vida universitaria se complica y no querrá preocuparse por tener que enviarle un medicamento a toda prisa.

Por supuesto, ese primer año universitario puede ser emocionante, estresante, e incluso provocar temor. Pero si aplica un poco de planificación adicional con los consejos anteriores, su hijo estará listo para que su primer año de estudios en la Universidad sea el mejor.

Indicación e información importante de seguridad sobre Tresiba®

¿Qué es Tresiba®?

  • Tresiba®, un medicamento por receta, es una insulina de acción prolongada que se usa para controlar los altos niveles de azúcar en la sangre de adultos y niños diabéticos desde 1 año de edad en adelante
  • Tresiba® no es adecuada para pacientes con cetoacidosis diabética
  • Tresiba® no es adecuada para niños que necesitan menos de 5 unidades de Tresiba® al día
  • Se desconoce si Tresiba® es segura y efectiva para niños menores de 1 año
  • Tresiba® está disponible en 2 concentraciones: 200 unidades/mL y 100 unidades/mL

No deje que otras personas usen su o Tresiba® FlexTouch®, aunque le hayan cambiado la aguja, porque podría contagiarlas con una infección grave, o viceversa.

¿Qué contraindicaciones tiene Tresiba®?

No use Tresiba® si usted:

  • está padeciendo un episodio de azúcar baja (hipoglucemia)
  • es alérgico a Tresiba® o a cualquiera de los ingredientes que contiene Tresiba®

Antes de usar Tresiba®, hable con su proveedor de servicios médicos sobre los trastornos que padezca, incluyendo si usted:

  • está embarazada, tiene planificado un embarazo, o está amamantando
  • está tomando un medicamento nuevo con receta, o medicamentos, vitaminas o suplementos de hierbas sin receta

Hable con su proveedor de servicios médicos sobre el azúcar baja y cómo controlarla.

¿Cómo debo usar Tresiba®?

  • Lea las instrucciones correspondientes y use Tresiba® exactamente como le haya indicado su proveedor de servicios médicos
  • No le haga ninguna conversión de su dosis. El contador de dosis siempre muestra la dosis seleccionada en unidades
  • Conozca el tipo y potencia de la insulina que usa. No cambie el tipo de insulina que usa, a menos que se lo haya indicado su proveedor de servicios médicos
  • Adultos – Si olvida o demora su dosis de Tresiba®:
    • Aplique su dosis en cuanto lo recuerde, y luego continúe con su régimen de administración regular
    • Asegúrese de que pasen al menos 8 horas entre una dosis y la siguiente
  • Si un niño deja de aplicarse una dosis de Tresiba®:
    • Llame a su proveedor de servicios médicos para informarse y recibir instrucciones sobre cómo verificar los niveles de azúcar en sangre hasta que llegue la próxima dosis programada de Tresiba®
  • Revise sus niveles de azúcar en la sangre. Pregúntele a su proveedor de servicios médicos qué niveles de azúcar en la sangre debe tener usted, y cuándo debe revisárselos
  • No vuelva a utilizar ni comparta sus agujas con otras personas. Usted puede contagiarlas con una infección grave, o viceversa
  • Nunca se inyecte Tresiba® en una vena ni en un músculo
  • Nunca use una jeringa para extraer a Tresiba® del inyector FlexTouch®

¿Qué debe evitar mientras se administra Tresiba®?

  • No conduzca vehículos ni opere maquinarias pesadas hasta saber qué efectos tiene Tresiba® en su organismo
  • No beba alcohol ni utilice medicamentos con o sin recetas que contengan alcohol

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de Tresiba®?

Tresiba® puede producir graves efectos secundarios que pueden ser potencialmente mortales, como:

  • Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia). Los signos y síntomas que pueden indicar bajo nivel de azúcar en la sangre incluyen ansiedad, irritabilidad, cambios de humor, mareos, sudoración, confusión y dolor de cabeza
  • Nivel bajo de potasio en sangre (hipopotasemia)
  • Insuficiencia cardíaca en algunas personas si se administra junto con tiazolidinedionas (TZD). Esto puede suceder, aunque nunca antes haya tenido insuficiencia cardíaca ni problemas cardíacos. Si ya tiene insuficiencia cardíaca, puede empeorar mientras toma TZDs con Tresiba®. Informe a su proveedor de servicios médicos si tiene síntomas nuevos o agravamiento de insuficiencia cardíaca, como falta de aire, cansancio, inflamación de tobillos o pies y aumento de peso repentino.

Puede ser necesario que deba modificar la dosis de insulina que usa debido a un cambio en el nivel de actividad física o ejercicio, aumento del estrés, cambio en la dieta, aumento o pérdida de peso o por enfermedad.

Los efectos secundarios frecuentes pueden incluir reacciones en el sitio de inyección, picazón, sarpullido, reacciones alérgicas graves (reacciones en todo el cuerpo), engrosamiento de la piel o depresiones de la piel en el lugar de la inyección (lipodistrofia), aumento de peso e hinchazón de manos y pies.

Obtenga asistencia médica de emergencia si tiene dificultad para respirar, falta de aliento, frecuencia cardíaca acelerada, hinchazón en la cara, la lengua o la garganta, sudoración, somnolencia extrema, mareos o confusión.

Haga clic aquí para obtener información sobre la receta de Tresiba®.

Para más información sobre Tresiba® (inyección de insulina degludec 100 U/mL, 200 U/mL), visite el sitio web Media.Tresiba.com.

Tresiba® es una marca registrada de Novo Nordisk A/S. Novo Nordisk es una marca registrada de Novo Nordisk A/S.

© 2017 Novo Nordisk. Derechos reservados. USA17TSM02919 Septembre 2017



]]>




Edición Impresa