“Coyotes” se frotan las manos ante criminalización inmigrantes

MEXICALI,MX - La pretensión estadounidense de construir más muros en la frontera con México y criminalizar la inmigración ilegal no frenará el cruce de indocumentados pero hará más lucrativo el "negocio" de los traficantes de personass.

El Congreso de EEUU estudia distintas iniciativas para tratar de detener el paso a miles de latinoamericanos que cada año se juegan la vida a lo largo de los 3.200 kilómetros de la frontera con México para buscar un mejor nivel de vida en EEUU.

Al proyecto para construir más vallas en la frontera se suma el reforzamiento de la vigilancia fronteriza anunciado por el Gobierno, en medio de la lucha global antiterrorista que impulsa la Casa Blanca, y los temores de algunos mexicanos a que Washington ponga en marcha una política de "tirar a matar" a los inmigrantes.

La construcción de más muros y la criminalización de los indocumentados no logrará frenar ni disuadir su paso, sino que hará más lucrativo el negocio de los traficantes de personas ('coyotes').

E el investigador mexicano Mauro Fernández, especialista en asuntos fronterizos.

Añadió que "el tráfico de personas se volverá más lucrativo y peligroso en la medida que sea ilegal y perseguido, tal como ocurre con el contrabando de drogas".

"Los únicos beneficiados con estas medidas de ignominia serán los coyotes", enfatizó.

Fernández aseguró que la construcción de un doble vallado en la zona fronteriza de EEUU, frente a las ciudades mexicanas de Mexicali y Tijuana, en el estado de Baja California, llevó a los traficantes a buscar otras rutas o métodos más sofisticados para trasladar a los inmigrantes al país vecino.

"Sabemos que los 'coyotes' pagan sobornos, construyen túneles o apelan a los baúles de los automóviles y a las rutas marítimas para llevar a cabo sus propósitos, y que cada vez cobran más por ello", dijo el investigador.

Se calcula que los "coyotes" cobran entre 1.000 a 3.000 dólares para "ayudar" a los indocumentados latinoamericanos a cruzar a EEUU y que están dispuestos a multiplicar por cuatro su "tarifa", si la situación fronteriza "se complica", agregó Fernández.

El analista Juan Pablo Morales declaró que EFE que "la historia de la emigración entre Tijuana y San Diego (EEUU) demuestra que los 'coyotes' siempre eludieron las acciones coercitivas para salirse con la suya, aunque cada vez con más ganancias".

"Considero que hay que hacer frente al problema migratorio con un enfoque integral de desarrollo socio-económico y cooperación política, y no tanto con acción policial, porque estará condenada al fracaso, tal como ocurre con el combate contra el narcotráfico",opinó Morales.

Guiados por los "coyotes", los inmigrantes han acudido a las rutas marítimas o al paso por peligrosas montañas y zonas desérticas para tratar de llegar a EEUU desde el estado mexicano de Baja California.

Al caer la noche o despuntar el día es común ver a indocumentados procedentes de diversas regiones de México, o de Centro y Surámerica, nadando por el mar o cruzando por el cerro "Centinela" de Tijuana o el desierto de Mexicali rumbo hacia el país del norte.

Muchos de quienes logran cruzar la valla divisoria son interceptados a menudo por los guardias de la Patrulla Fronteriza o los agentes aerotransportados de EEUU.

Uno de esos guardias está acusado por su presunta participación en la muerte a tiros, el pasado 30 de diciembre en la frontera entre California (EEUU) y Baja California, del indocumentado mexicano Guillermo Martínez.

La muerte de Martínez fue rechazada por el gobierno del presidente mexicano, Vicente Fox, quien aboga ante Washington por una política migratoria "que permita el flujo legal, ordenado y respetuoso de los derechos humanos".

Avatar
Acerca del Autor