| 13-Dec-2017 03:23:16 am

Cuidado con las tarjetas telefónicas

Algunas de pre-pago son fraudulentas

Un fraude con tarjetas telefónicas pre-pagadas detectado por las autoridades afecta en especial a inmigrantes hispanos que las utilizan para comunicarse con sus familiares en Latinoamérica. "Esto es algo que afecta a todos los inmigrantes y por supuesto también a los hispanos", señaló Alvaro Puig, vocero de la Comisión Federal de Comercio (FTC).

La industria de las tarjetas telefónicas pre-pagadas, que se calcula genera ganancias por unos $4 mil millones al año en Estados Unidos, tiene a la comunidad hispana como uno de sus principales clientes.

"Es una práctica común que estas empresas incluyan nombres que se enfocan a la comunidad hispana como CTA-México, New Jersey Bachata, Miami-Gold, Capital-Guatemala, tanto en las tarjetas como en los afiches que colocan en las tiendas para su promoción", agregó.

Esta semana, la FTC presentó una demanda para detener lo que considera son "prácticas presuntamente ilegales" de la compañía de tarjetas telefónicas de pre-pago Clifton Telecard Alliance (CTA), que sólo en el último trimestre de 2007 obtuvo ganancias por más de $28 millones.

Entre los cargos que la FTC imputa a CTA están representar falsamente la cantidad de minutos por llamada y por no informar de forma clara que se cobrará un cargo por cada llamada, aún cuando la conexión no se establece. Otros de los nombres que utiliza la empresa para comercializar sus tarjetas son "CTA World", "New Jersey Gold", "Texas Gold" y "Philadelphia Gold", de acuerdo con las autoridades.

En el caso de CTA, la FTC llevó a cabo pruebas a un total de 46 tarjetas y comprobaron que éstas sólo proporcionaban un 43 por ciento de los minutos prometidos. "A veces es difícil llevar la cuenta de los minutos que se habla, por lo que le aconsejamos a quienes compran estas tarjetas que primero prueben con una de bajo valor, de dos ó cinco dólares y ver si les dan los minutos que anuncian para llamar a su país hasta encontrar una que sea buena", aseveró.

En la demanda, la FTC solicitó a la corte que ordenase el cese de las prácticas engañosas de la empresa mientras se lleva a cabo el juicio y designe a una persona que supervise las actividades del negocio, así como la devolución del dinero producto de estas prácticas.

"En este caso aún no tenemos datos específicos, pero creemos que pueden ser miles los consumidores afectados y si estimamos en que cada uno perdió entre cinco y diez dólares por cada tarjeta, pues también serían miles de dólares", indicó el vocero.

"Esta es una industria en la que se dan muchas quejas y muchos fraudes y en este caso la compañía conocía sobre las quejas y no había hecho nada para evitar los problemas", dijo Puig. Para presentar una queja sobre prácticas fraudulentas de una de estas compañías, las autoridades instan a comunicarse con la FTC a través de su página de Internet (ftc.gov/espanol) o la línea telefónica gratuita (1-877-382-4357).

Acerca del Autor

Edición Impresa