Culpable de deserción soldado de EEUU que se negó a ir a Irak

WUERZBURG, Alemania - Un médico del ejército estadounidense que se negó a regresar a Irak por considerar la guerra inmoral fue declarado culpable de deserción el martes y podría ser sentenciado a siete años de cárcel.

El especialista Agustín Aguayo, de origen mexicano y cuyo caso ha sido seguido de cerca por grupos anti-guerra, comenzó el martes la audiencia en una base militar estadounidense en Alemania admitiendo que intencionalmente evitó ser despachado a Irak.

Aguayo nació en México y tiene la doble ciudadanía. Anteriormente el gobierno mexicano había accedido a concederle asistencia consular.

Aguayo ha dicho anteriormente que se negó a regresar a Irak porque considera que la guerra es inmoral, y que no podía "seguir por esa vía".

Con la voz entrecortada, Aguayo dijo en el tribunal en los Cuarteles Leighton cerca de Wuerzburg que sus convicciones lo llevaron a tomar su decisión de desobedecer órdenes.

"Resto las opiniones de todos, y respeto la decisión de usted, entiendo que la gente no me entiende", declaró ante el juez, el coronel R. Peter Masterton. "Hico todo lo que pude, pero no puedo portar armas, jamás apuntaría un arma contra otra persona".

Añadió Aguayo: "Vienen al caso las palabras de Martín Lutero: 'Aquí estoy, y más no puedo hacer'"

Aunque Aguayo solamente se declaró culpable del cargo menor de ausentarse sin licencia, el juez coronel Peter Masterton apoyó el pedido de la fiscalía y le encontró culpable de deserción, además del cargo de ausentarse de un despliegue de su tropa.

Masterton no emitió de inmediato la sentencia, que pudiera incluir además pérdida de paga, destitución al rango más bajo y una baja deshonrosa.

Aguayo, de 35 años, sirvió un año como médico en Tikrit, el poblado natal de Saddam Hussein, en el 2004 luego que el ejército rehusase un pedido suyo de ser considerado objetor de conciencia.

El 2 de septiembre saltó por una ventana de su casa en la base militar en Alemania para no ser enviado por segunda vez a Irak, y escapó a California.

Tres semanas más tarde, se entregó a las autoridades militares en Fort Irwin, California.

Al comenzar la corte marcial, Aguayo admitió los hechos en una breve declaración. "Yo entiendo que la unidad iba a partir a Irak, su señoría", le dijo al juez. "Sí, yo deliberadamente me ausenté del envío. Yo sabía que (al ausentarme) no iba a participar en el despliegue".

Avatar
Acerca del Autor