Denuncian Humala por secuestro robo de armas

LIMA - El líder ultranacionalista peruano Antauro Humala, que se levantó el pasado 1 de enero en armas para forzar la dimisión del presidente de Perú, Alejandro Toledo, fue denunciado por los delitos de secuestro, robo de armas, homicidio y rebelión, dijeron hoy a EFE fuentes de la Fiscalía peruana.

El 1 de enero de 2005, Humala y más de un centenar de miembros del vimiento "Etnocacerista" tomaron una sede policial para forzar la dimisión de Toledo, por considerar que está "incapacitado" para gobernar, en una acción que duró hasta el 4 de enero y se saldó con cuatro policías y dos rebeldes muertos.

El cúmulo de delitos dictados contra el mayor retirado por la toma de la Comisaría en Andahuaylas, a 832 kilómetros al sur de Lima, pueden derivar en una condena de cadena perpetua que, al ser una sentencia que es inconstitucional en Perú, se convierte en una pena mínima de 35 años de prisión. Las fuentes del Ministerio Público explicaron a EFE que el delito de sustracción de armas de fuego que deriva en la pérdida de vidas humanas "es el más grave" según la ley peruana y por eso se castiga con la pena de cadena perpetua.

Los delitos de secuestro y de homicidio calificado reciben una pena de 25 años, mientras que el de rebelión es de 15 años.

Junto a Antauro Humala, la justicia del país andino procesó a 154 personas que serán juzgados "en tres grupos": los dirigentes, los que se mantuvieron dentro de la comisaría y tuvieron secuestradas a 17 personas y los que se ubicaron en los alrededores "como seguridad", quienes solo han sido acusados por rebelión.

El Ministerio Público ha identificado a través de un vídeo a los dos asesinos de los cuatro policías, que se encuentran prófugos. Uno de ellos es Claudio Daniel Ludeña Loayza, conocido como "Centinela", y el otro se apellida Guillén. Se espera que en los próximos treinta días, el Juzgado Penal que dirige Wilbert Sánchez decida la apertura del juicio oral de "etnocaceristas".

Antauro Humala fue trasladado hoy de madrugada junto a doce de sus seguidores al Penal de Piedras Gordas, ubicado al norte de Lima.

En tanto, 82 "etnocaceristas" fueron trasladados al Penal de Miguel Castro Castro, en el este de la capital; y 55 al Penal de Cañete, a 150 kilómetros al sur de Lima.

Las cuatro únicas "etnocaceristas" de sexo femenino fueron al Penal Santa Mónica en el distrito limeño de Chorrillos.

Ayer, martes, el gobierno de Perú logró sortear la censura parlamentaria planteada por la oposición al presidente del Consejo de Ministros, Carlos Ferrero, y al ministro de Defensa, Roberto Chiabra, a raíz de la asonada que protagonizó Antauro Humala.

El que sí tuvo que renunciar acusado de "improvisación" ante la rebelión de Humala por los opositores peruanos, el pasado 10 de enero, fue el entonces ministro del Interior, Javier Reátegui.

Posteriormente, Toledo designó como nuevo ministro del Interior al teniente general retirado de la Policía Nacional, Felix Murazzo.

Acerca del Autor