Denuncian que hay 150 clínicas AA apócrifas

MÉXICO - (Notimex).- El presidente de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, José Castrejón Vacio, denunció que existen 150 clínicas y centros de ayuda apócrifos que cometen serias y peligrosas irregularidades con el nombre de esa organización.

Por ello, llamó a la población a que no se deje engañar ante ofertas de granjas o retiros espirituales que se localizan principalmente en Morelos, Hidalgo, Guerrero y en el sur del Distrito Federal, en las cuales hay desde malos tratos, hasta secuestros y violaciones.

En entrevista Castrejón Vacio explicó que esas granjas o albergues están surgiendo ante un vacío de servicios de salud pública pero fuera de toda normatividad, a pesar de que desde 2000 quedó establecida la norma mexicana para la prevención, tratamiento y control de las adicciones.

Asimismo, el máximo representante de Alcoholicos Anonimos denunció la existencia de "patrullas espirituales", en donde luego de una denuncia, tres o cuatro personas detienen con violencia al enfermo y lo encierran tres meses.

Durante ese lapso de tiempo, el enfermo es sometido a vejaciones y maltratos físicos y emocionales de todo tipo, en condiciones de insalubridad y hacinamiento. No obstante el maltrato al que son sometidos los pacientes, los familiares de los internos tiene que pagar por los diversos servicios que hay dentro de estos lugares.

Las personas que ingresan a estos lugares no son valoradas clínicamente, por lo que algunas fallecen por falta de atención y porque tienen que estar dentro de un hospital en un proceso de desintoxicación, sostuvo.

Abundó que en diferentes entidades federativas las autoridades ya están metiendo orden y han clausurado algunas de estas granjas, sin embargo, aún no es una acción que se esté dando de manera regular en todo el país.

De igual forma, José Castrejón alertó sobre la aparición de grupos de cuarto y quinto paso que hacen retiros espirituales de fin de semana en granjas y haciendas alejadas de las ciudades, donde congregan a 800 o mil personas que son sometidas a situaciones anómalas. Durante esos retiros de dos días, las personas son privadas de alimento y descanso para provocarles una crisis, la cual ofrecen como solución, sin embargo lo que provocan son daños irreversibles en sus facultades mentales.

Lo anterior se debe a que en ocasiones les dan sustancias alucinógenas, contra su voluntad, para hacerlos creer que están en contacto con Dios.

Indicó que actualmente hay aproximadamente 70 grupos de ese tipo y se están extendiendo, e incluso ofrecen sus servicios a escuelas de nivel secundaria en las entidades del sur del país, sin que las autoridades estén conscientes de los riesgos y tomen el control.

Acerca del Autor