Diego acechado por la obesidad

Maradona y el ´bypass´ de la gordura.

CARTENEGA, COLOMBIA - Si algo le faltaba a Diego Maradona es enfrentar un nuevo problema de salud. Además del tratamiento que sigue por su reconocida drogodependencia, una peligrosa gordura lo llevó a Cartagena, Colombia, para una cirugía que le reduzca el estómago con el fin de buscar una alternativa para perder peso.

En diciembre del 2004 Maradona, con 44 años encima y, según los expertos, unos 35 a 40 kilos de más, (88 libras), comenzó un periplo que de Cuba lo llevó a Buenos Aires para pasar las fiestas con su familia.

Al inicio del 2005 siguió por Grecia, con barba y pelo largo incluido, regresó a Cuba y Fidel y, sorpresivamente, hace unas dos semanas, recaló en Cartagena, Colombia. Por una operación que tuvo su padre, a fines de febrero volvió a Buenos Aires y al palco personal de Boca Juniors, con sus críticas a cuesta contra el técnico del seleccionado argentino, José Pekerman e insistiendo sobre el famoso bidón de agua con somníferos que tomó el brasileño Branco en el Mundial de Italia 90, en aquel partido entre Argentina y Brasil. Un "regalo", según lo dicho por el ex 10, del cuerpo técnico argentino.

Todo esto Diego lo hizo portando una gordura que dio la impresión que aumentaba día a día, una especie de balón inflable con la fisonomía del ex astro argentno.

Fuentes médicas en Argentina y Colombia indicaron que Diego sufría "una visible cercanía a la obesidad". De hecho, su viaje a Cartagena, desmentido al principio, tuvo que ver con el bypass gástrico a que fue sometido, una operación que reducirá su gordura, esos casi 40 kilos de más que mostraba su cuerpo.

Esta fisonomía tipo cirquense de quien en 1986 deslumbró al mundo del fútbol en el Mundial de México venía generando preocupación entre sus familiares y pena entre sus millones de fieles admiradores. Es obvio que quienes se encargan de su salud contemplaron una salida al tema de la gordura.

El director de la clínica Medihelp, en Cartagena, donde se realizó la cirugía, el doctor Francisco Holguín, indicó que luego de la operación de este sábado 5 de marzo, Diego está con buen ánimo y evolucionando.

Avatar
Acerca del Autor