Difusión de Lista de Indocumentados

Denver, CO - La difusión la semana pasada en Utah de un documento anónimo con información privada de 1.300 inmigrantes latinos pondría en peligro la realización de la reunión sobre inmigración convocada por el gobernador local. Archie Archuleta, presidente de la Coalición de La Raza de Utah, manifestó hoy que la "atmósfera de temor, animosidad y odio" en la que viven desde el pasado lunes 12 de julio los inmigrantes hispanos de Utah "no tiene precedentes", ya que la divulgación de la lista anónima "ha causado pánico" en la comunidad latina.
Por eso, dijo, resulta difícil y problemático que se realice mañana - como estaba previsto- una reunión cumbre con 30 dirigentes comunitarios de Utah, además de legisladores y representantes de las fuerzas de seguridad, para hablar de la situación migratoria en este estado.
Según Archuleta, en los 57 años que reside en Utah, nunca se experimentó algo que pueda compararse a lo que los latinos sienten hoy, porque la revelación de que por lo menos dos empleados públicos colaboraron en la compilación y difusión de la lista ha generado "desconfianza y enojo" hacia las agencias estatales.
La lista, dijo, "ha causado profunda preocupación en todos, sin importar si uno es ciudadano o no".
El pasado 1 de julio, durante un encuentro con dirigentes latinos, el gobernador Gary Herbert prometió organizar un encuentro "para debatir las opciones que Utah tiene para tratar con la reforma migratoria".
El viernes pasado Herbert invitó a legisladores, líderes religiosos, representantes de minorías, jefes de policía y alguaciles, y empresarios a una reunión de dos horas a realizarse este martes en Salt Lake City.
En su convocatoria, el mandatario estatal reconoció que "es un tema complejo, no un tema en blanco en negro", agregando que el propósito de la reunión es "traer algo de calma, algo de pensamiento racional". Entre los participantes se destacan el representante estatal Stephen Sandstrom, republicano, que busca implementar en Utah una ley migratoria similar a la de Arizona, y la senadora estatal Luz Robles, demócrata, que favorece la aprobación de un programa estatal para trabajadores inmigrantes temporales.
El procurador general de justicia de Utah, Mark Shurtleff, respalda esta segunda opción.
Dos personas que no fueron invitadas, el alcalde de Salt Lake City, Peter Corroon, demócrata y rival de Herbert por la gobernación, y Eli Cawley, copresidente de Utah Minutemen Project, lamentaron por separados y en sendos comunicados que se los haya excluido del encuentro. Herbert dijo que espera que la reunión "mantenga un tono respetuoso" y anticipó que Utah tendrá una nueva ley migratoria después de la sesión legislativa de 2011, aunque "no necesariamente será una copia de la de Arizona"

Acerca del Autor

Edición Impresa