El amor no conoce de fronteras

MEXICO - Una novia mexicana sin papeles y un novio estadounidense decidieron "derribar barreras" y casarse, aunque para hacerlo hayan tenido que utilizar un cruce internacional.

Lydia, quien no quiso revelar su apellido, llegó el sábado al cruce internacional de Ysleta (al este de El Paso) acompañada de su familia proveniente del mexicano estado de Durango para encontrarse con su novio, Carlos Batres, quien la esperaba en la línea que señala el fin de territorio estadounidense.

En este lugar, enmarcado por las banderas de los dos países vecinos, la pareja decidió unir sus vidas bajo las leyes de Estados Unidos con la esperanza de agilizar los trámites migratorios que permitieran a la joven ingresar legalmente al país.

"Estos matrimonios se ven una o dos veces al mes en los cruces internacionales", dijo el portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en la región suroeste, Roger Maier.

Maier explicó que las bodas en los cruces internacionales son poco comunes, pero por lo general ocurren cuando la familia de uno de los cónyuges no tiene documentos para cruzar a Estados Unidos.

"Aun cuando hayan salido de territorio mexicano, mientras no atraviesen las garitas de inspección federal, no se considera ilegal que estén en territorio estadounidense", apuntó Maier.

Según Carlos, fue más fácil casarse en el cruce que apostillar su acta y acudir a Durango ante un juez. Agregó que era importante casarse por las leyes estadounidense para agilizar los documentos migratorios de Lydia. Pero para el abogado de inmigración Arturo Vázquez, es una idea errónea el que los trámites van a ser mas rápidos si se casan en el cruce internacional. "Inmigración acepta una acta de cualquier parte del mundo. El matrimonio es como el embarazo, es universal", apuntó Vázquez.

Para el abogado, el inconveniente de casarse en México es que el ciudadano estadounidense debe traducir y apostillar su acta de nacimiento, tal como lo exigen las leyes mexicanas. Pero Lydia considera que su boda fue especialmente simbólica. "Nos abrazamos por primera vez como marido y mujer en el mismo lugar en donde se extienden la mano México y Estados Unidos", aseguró.

Maier indicó que si se trata de una reunión pequeña en el cruce, sólo es necesario dar aviso a un supervisor para informarle de lo que está pasando.

Avatar
Acerca del Autor