El año del debate sobre inmigración

Reconociendo que hay que modernizar a la Patrulla Fronteriza, el primer mandatario dijo que para que exista eficacia en la vigilancia fronteriza "debemos tener un sistema que reconozca que la gente está viniendo a hacer los trabajos que los estadounidenses no hacen, y que debe existir una vía legal para hacer eso".

MIAMI, Florida - Es difícil predecir si el 2005 será el año de una reforma migratoria en Estados Unidos, pero no hay duda de será un año de debates sobre el futuro de inmigrantes indocumentados. El presidente George W. Bush fue claro y directo en su última conferencia de prensa del 2004 al decir que el sistema migratorio que tenemos "no está trabajando" y consecuentemente el país está "menos seguro".

Por si acaso se lo perdió, le pondré al día acerca de lo que dijo el presidente.

Casi al final de la conferencia de prensa, el periodista Mike Fletcher del periódico The Washington Post le hizo la siguiente pregunta: "Desde temprano en su primer término, usted habló de una reforma migratoria pero gente de su propio partido en el Capitolio se ha opuesto a la idea. Y ha encontrado oposición incluso en el otro lado. ¿Planea usted utilizar una parte de su capital político para ver si funciona esta vez?".

Después de dar una cordial bienvenida al reportero y agradecerle la pregunta, Bush dijo: "Sí, me prepongo trabajar con los miembros del Congreso para conseguir que se haga algo".

Creo que podemos interpretar eso como que el presidente Bush está dispuesto a utilizar el capital político que reclamó después de ganar la reelección, y es bueno saber que piensa hacerlo en un grupo que le ayudó a alcanzar su meta. Después de todo, no todos, pero sí la mayoría de los hispanos darán la bienvenida a cualquier progreso en el tema migratorio.

He escuchado al presidente Bush hablar sobre inmigración muchas veces en Estados Unidos y al sur de la frontera. La esencia de su mensaje no ha cambiado mucho. El favorece un programa de trabajadores huéspedes y está en contra de la amnistía. Pero esta vez Bush parecía estar contagiado por el espíritu navideño.

Avatar
Acerca del Autor