El Empire State cumplió 75 años

NUEVA YORK - Construido durante la Gran Depresión, ha sobrellevado problemas financieros, una guerra mundial, huelgas, asesinatos, amenazas terroristas, e inclusive el choque de una avioneta.

El edificio Empire State, que una vez fue el rascacielos más alto del mundo y que ha vuelto a ser el más alto de la ciudad de Nueva York, cumplió 75 años el 1 de mayo.

Desde el 1 de mayo de 1931, Se planea una celebración que dure todo el año, que consistirá mayormente en exhibiciones mensuales de juegos de luces, de acuerdo con Lydia Ruth, portavoz de la corporación que administra el edificio.

Al igual que el Palacio Cristal de Londres y la Torre Eiffel de París, el edificio Empire State representó en su tiempo "de lo que éramos capaces", dice Carol Willis, historiadora de arquitectura y fundadora- directora del Museo Skyscraper, de Manhattan.

La construcción del edificio Empire State fue uno de los acontecimientos más extraordinarios del siglo XX. Se construyó en sólo 410 días - gracias a 3,400 trabajadores, muchos de ellos desesperados por trabajos en la peor época de la Gran Depresión.

Los trabajadores fueron principalmente inmigrantes y cientos de indígenas Mohawk. El rascacielos de 443 metros de altura abrió sus puertas el 1 de mayo de 1931, cuando el presidente Herbert Hoover presionó un botón en Washington y desde allí prendió las luces. El arquitecto William Lamb, jefe de diseñadores, envió un mensaje al ex gobernador de Nueva York Al Smith desde un barco en ultramar: "Un día afuera y aún puedo ver el rascacielos".

Construido de acero y aluminio, y cubierto de granito y piedra caliza de Indiana, durante 40 años fue el rascacielos más grande del mundo hasta que en 1972 fue superado por los edificios del World Trade Center.

Y volvió a ser el edificio más grande de la ciudad después de que terroristas estrellaron dos aviones y destruyeron las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. Ahora es el noveno rascacielos más alto del mundo, y el segundo más alto de Estados Unidos, después de la Torre Sears, de Chicago.

Avatar
Acerca del Autor