En México nadie es favorito para el 2006

A tres meses de la campaña para las presidenciales de 2006 en México, nadie es favorito, pues la división interna atenaza a los partidos.

CIUDAD DE MÉXICO - A poco más de tres meses del pistoletazo de salida de la campaña electoral mexicana, reina la incertidumbre en los tres grandes partidos sobre las candidaturas a presidente de la República. La campaña arranca en tres meses

Todo es posible en el camino por recorrer hasta los comicios presidenciales de julio de 2006, y ninguno de los aspirantes puede cantar victoria. Ni el ex alcalde de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, el único de los precandidatos que tiene asegurada la nominación, en este caso del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ni los precandidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido de Acción Nacional (PAN),inmersos en contiendas internas. El proceso electoral comenzará en México la primera semana de octubre, aunque la campaña propiamente dicha no entrará en acción hasta enero de 2006, fecha límite para el registro de candidatos.

En el PRD, López Obrador es el único precandidato inscrito por lo que el partido no celebrará elecciones internas. La preocupación en las filas perredistas apunta al tres veces candidato presidencial y ex alcalde del Distrito Federal, Cuauhtémoc Cárdenas.

El veterano dirigente coquetea con la idea de encabezar una candidatura con otros partidos de izquierda que, de llegar a buen puerto, podría hacer daño a López Obrador y al PRD.

Las aguas también están agitadas en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), referente de la política mexicana después de 71 años en el Gobierno y fuerza política mayoritaria en el Congreso y en numerosos estados de la República.

Roberto Madrazo, presidente del partido hasta el mes pasado, es el favorito para derrotar en las internas al ex gobernador del estado de México Arturo Montiel y ser proclamado candidato presidencial.Pero la pugna interna con Elba Esther Gordillo, secretaria general del PRI y líder del poderoso sindicato de maestros, sube de tono y empieza a erosionar la imagen de Madrazo entre la militancia priísta.

La división en el partido, que ha impedido fijar fecha para la elección del candidato presidencial, es el mayor obstáculo a las pretensiones del PRI de regresar a Los Pinos, la residencia del presidente de la República.

La situación en el PAN, el partido que gobierna desde el 2000, no es mejor. La primera ronda de las elecciones internas del domingo pasado deparó una sorpresa mayúscula con la derrota del ex ministro de Economía Santiago Creel, el precandidato apoyado por el presidente Vicente Fox y que dispuso de los recursos del aparato del Estado.

La elevada abstención en la elección del domingo demuestra el desencanto de la militancia del PAN y el escaso entusiasmo que despiertan los precandidatos del partido.



Avatar
Acerca del Autor