Enciende Benedicto XVI Cirio de la Paz

Con el encendido del Cirio de la Paz por Benedicto XVI y la inauguración del tradicional pesebre en la Plaza de San Pedro, inicia la celebración de la Nochebuena en el Vaticano

CIUDAD DEL VATICANO - La Nochebuena en el Vaticano comenzó con la tradicional inauguración del monumental pesebre de la Plaza de San Pedro, tras lo que el papa Benedicto XVI encendió el Cirio de la Paz en una de las ventanas de sus apartamentos privados.

A las 17.00 GMT, los fieles y curiosos que se acercaron a la Plaza de San Pedro pudieron observar por primera vez el tradicional belén que cada año se instala ante la Basílica del Vaticano, y que hasta hoy había estado completamente cubierto.

En la inauguración participó el presidente del Gobernatorado de la Ciudad del Vaticano, cardenal Giovanni Lajolo y el Papa asistió desde la ventana de su apartamento en el Palacio Apostólico. La gran novedad de este año es que el Nacimiento del Vaticano está por primera vez ambientado en Nazaret y no en la ciudad de Belén, como indica la tradición católica.

El portal se inspira, según explicaron fuentes vaticanas, en el Evangelio de San Mateo, que sitúa el nacimiento de Jesús en la casa de José en Nazaret, mientras que en los de San Lucas, San Marcos y San Juan se describe la Natividad tradicional para los católicos, es decir, en una gruta o una cuadra en Belén. El Nacimiento, ambientado en una casa palestina, cuenta con tres ambientes: la sala de la Natividad, la carpintería de San José con todas sus herramientas y una hostería, símbolo de la vida colectiva de la época.

Al igual que el año pasado, algunas de las enormes figuras, realizadas en madera han sido donadas por la provincia septentrional italiana de Trento, mientras que otras forman parte del Portal de Belén que fue tallado en 1842 para la iglesia romana de Sant' Andrea della Valle por San Vicente Palotti.

Sobre San José y la Virgen María velan cuatro ángeles que han sido donados por México y realizados por el escultor Agustín Parra.

En el belén del Vaticano falta la figura del Niño Jesús, ya que la tradición italiana y vaticana prevé que se coloque en los nacimientos sólo después de la Misa del Gallo.

La tradición de instalar un Belén en la plaza de San Pedro, junto al obelisco, comenzó en 1982 por deseo del papa Juan Pablo II. Al lado del pesebre, como todos los años, también ha sido colocado un árbol de Navidad, de 25 metros, procedente de los bosques de Val Badia, en la provincia septentrional de Bolzano, y que se ha decorado con cerca de 2.000 bombillas.

En la Nochebuena del Vaticano, como es tradicional, el Papa encendió el llamado Cirio de la Paz en una de las ventanas de sus apartamentos, que dan a la plaza de San Pedro. Al mismo tiempo que el Pontífice encendía el cirio que simboliza el deseo de paz para el mundo, otra vela fue encendida con idéntica intención en la gruta de la Natividad, en Belén. A medianoche, Benedicto XVI oficiará la tradicional Misa del Gallo en la basílica de San Pedro.

Avatar
Acerca del Autor