Enfermos Del 9/11 No Encuentran Alivio

Numerosos trabajadores que retiraron escombros WTC no reciben aún compensación

Escrito el 13 Sep 2010
Comment: Off
Nueva York - Sólo una cosa ha cambiado para Isabel Encalada desde los atentados terroristas del 11 de septiembre, 2001: "Tengo más dolor", confiesa esta madre ecuatoriana. Inmediatamente después de los atentados del 2001, Encalada, que trabajaba removiendo asbestos, comenzó a limpiar edificios alrededor de la Zona Cero. De día y de noche durante cinco meses, desmanteló oficinas – sacando alfombras, techos, muebles y computadoras.
De las ventanas de un edificio, ella vio cómo iban sacando los cadáveres de las ruinas del World Trade Center. "El cuadro era dantesco – todo estaba destrozado y el olor era tremendo", recuerda. Mientras tanto, Encalada, que ahora tiene 52 años, comenzó a sentirse mal. Al principio le dolió el estómago, luego tuvo problemas respiratorios. Su salud se fue deteriorando a tal punto que a partir del 2004 tuvo que dejar de trabajar completamente. Ahora, dos hijos se dedican a remover asbestos para apoyarla.
La destrucción del World Trade Center, además de matar a 3.000 personas, fue el desastre ambiental más grande en la historia de la ciudad. Los incendios soltaron una humareda en que se mezcló asbestos y otros químicos, afectando la salud de miles de los 40.000 a 90.000 trabajadores que laboraron en el área.
Unos 10.000 de ellos – bomberos y rescatistas tanto como trabajadores de limpieza – entablaron una demanda colectiva contra el gobierno y contra sus contratistas por no proveer el equipo y los procedimientos de seguridad adecuados. Pronto, muchos de estos trabajadores recibirán dinero de compesanción por su sufrimiento.
El gobierno repartirá $712 millones de dólares entre los demandantes del 9/11.

Avatar
Acerca del Autor