| 2015-07-07 04:41:00

Los Secretos de la Green Card o Tarjeta Verde

Escrito el 16 feb 2011
Por :
WASHINGTON - Los secretos de la green card o tarjeta verde La residencia legal permanente de Estados Unidos La residencia legal permanente de Estados Unidos también se conoce con el nombre de green card o tarjeta verde. Pero no es de ese color, es blanca y no se parece en nada al documento que fue emitido por el gobierno federal por primera vez hace unos 50 años para identificar a los extranjeros que viven legalmente en el país.
Residencia es el estado migratorio que identifica a los inmigrantes que ingresan y viven indefinidamente en Estados Unidos con el debido permiso o autorización de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), dependencia bajo el mando y supervisión del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
La green card no es una visa, es un estado migratorio, un permiso que concede el gobierno de Estados Unidos a un ciudadano extranjero para que viva y trabaje sin ningún tipo de restricciones en el país, de manera indefinida, es decir, sin una fecha de término o de expiración del estatus.
La primera tarjeta de residencia legal fue de color verde y a eso obedece su nombre (green card). Por cuestiones de seguridad también fue azul, rosada, blanca y café claro, con diferentes tipografías hasta llegar a ka versión actual, que posee además un sistema biométrico a prueba de falsificaciones. En algunos casos los extranjeros que se ven beneficiados con la Tarjeta Verde reciben un documento transitorio o temporal. Pero al cabo de un tiempo estipulado por el servicio de inmigración se convierten en permanentes, tal el caso de los esposos extranjeros de ciudadanos estadounidenses.
Por lo general, la espera para que un cónyuge extranjero pida la residencia permanente, o mejor dicho le sean retiradas las condiciones temporales de su estatus, es de dos años. Al término de ese plazo se solicita al servicio de inmigración la green card permanente, trámite que no debería enfrentar dificultades, a menos que el cónyuge haya cometido una falta que le frene el proceso. En ese caso, los expertos recomiendan que, antes de realizar cualquier gestión, primero consulte con un abogado especializado en temas migratorios. La petición para que el gobierno remueva la condicionalidad la realizan ambos cónyuges por medio del Formulario I-751 que tiene una tarifa de $590 y pueden gestionarla desde 90 días antes de cumplir dos años la residencia condicionada. En el caso que el matrimonio se haya separado o divorciado por causa de violencia doméstica, el extranjero puede hacer el trámite sin la participación del esposo ciudadano, en este caso la persona que cometió el maltrato o abuso y adjuntar las pruebas legales correspondientes.

Acerca del Autor