Estafadores se aprovechan de tsunami

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) advirtió de la variedad de engaños detectada, entre los que destacaba la posibilidad de localizar, por una pequeña suma de dinero, a seres queridos que desaparecieron en el maremoto.



NUEVA YORK - El esfuerzo económico sin precedentes que se realiza para asistir a las víctimas del maremoto que azotó las costas del Océano Indico ha atraído a estafadores de todo el mundo, que tratan de lucrar con la tragedia.

La devastación de las zonas afectadas "está atrayendo a estafadores en manada", explicó Annie McGuire, directora de la página de internet Fraud-aid.com, que denuncia y ayuda a las víctimas de este tipo de casos.

"Sencillamente no puedo enumerar todas las estafas que aparecerán en los próximos meses", agregó. La mayoría de los fraudes tienen que ver con internet, en forma de "websites" de organizaciones caritativas inexistentes y "correo basura" en el que supuestas víctimas piden donativos.

Si bien las postrimerías de los desastres naturales ha sido siempre una oportunidad para gente de pocos escrúpulos, la magnitud del que se produjo el 26 de diciembre -y la del esfuerzo de asistencia que desencadenó- ha llevado a las autoridades de todo el mundo a lanzar advertencias públicas.

En Estados Unidos, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) advirtió de la variedad de engaños detectada, entre los que destacaba la posibilidad de localizar, por una pequeña suma de dinero, a seres queridos que desaparecieron en el maremoto.

"Todo esto son engaños que ya habíamos visto antes. No hay nada nuevo", dijo el portavoz del FBI Paul Bresson recordando que se produjeron casos similares tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

"Se trata simplemente de otra escala", dijo Bresson. "Es correcto decir que circulan millones de correos electrónicos que buscan algún tipo de donativo o contribución". De acuerdo a Bresson, la mayoría de las tentativas de fraude vienen del extranjero y tienen como objetivo a países ricos y de habla inglesa como Australia, Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos.

Algunos emplean una técnica conocida entre piratas informáticos como "fishing" ("pescar"), que consiste en hacer que la gente revele información sobre sus cuentas bancarias a páginas de internet falsas.

Acerca del Autor

Edición Impresa