Estallando Mitos De Los Extranjeros Ilegales (Parte 1 de 3)

Escrito el 01 Mar 2012
Comment: Off
El debate sobre inmigración continúa rabiando en América. Se calcula que hay aproximadamente 11 millones de extranjeros ilegales en los EE.UU. y las propuestas con respecto a qué hacer con ellos van desde el espectro de “sacarlos a todos” a “darles a todos una mica.”
Hay muchos mitos con respecto a quien inmigra a los EE.UU. y por qué razón.
Después de practicar la ley de inmigración por 29 años en el área de Tri-City tengo entendimiento de los asuntos que rodean el estado ilegal de personas en los EE.UU. ya que mi práctica sobre los años ha consistido en obreros agrícolas mexicanos. Las estimaciones indican que probablemente 60% de los 11 millones de extranjeros ilegales son de México. En una serie de tres partes voy a discutir los 15 mitos más comunes sobre inmigrantes ilegales.
MITO #1. EXTRANJEROS ILEGALES TOMAN LOS TRABAJOS DE LOS AMERICANOS.
No es así. Por lo general, los extranjeros ilegales que están aquí trabajan en trabajos que los estadounidenses simplemente no quieren hacer. Estos trabajos son de obreros, conserjes, camareras, ayudantes de camarero, lavaplatos, jardinero, y niñeras. Estas no son las carreras que los estadounidenses buscan. Los empleos que los mexicanos realizan en los EE.UU. son generalmente de salario mínimo sin beneficios. Hacen los trabajos difíciles y agotadores que los estadounidenses pueden hacer pero se niegan a hacerlos.
MITO #2. EXTRANJEROS ILEGALES NO PAGAN IMPUESTOS.
No es verdad. La mayoría de extranjeros ilegales pagan los mismos impuestos que pagamos usted y yo. La mayoría de los extranjeros ilegales trabajan para empleadores que no saben que son ilegales, o posiblemente sospechan que son ilegales pero no quieren asegurarse.
Como resultado, el típico empleador de un extranjero ilegal descuenta todos los impuestos federales y los del seguro social de todos los cheques de sus empleados—sean legales o ilegales.
MITO #3. EXTRANJEROS ILEGALES NO APRENDEN INGLES NI SE ASIMILAN.
Sí y no. El típico mexicano que creció en México asistió a la escuela por solamente 3-6 años. Como resultado, la mayoría de los mexicanos mayores que están aquí sólo hablan su lengua materna a un nivel básico. Como consecuencia, es extremadamente difícil para muchos de éstos adultos aprender inglés con fluidez.
Los niños de esos inmigrantes mayores, sin embargo, van a la escuela en los EE.UU., están inmersos en la cultura estadounidense anglosajona y prácticamente todos hablan inglés. Estos mexicanos de segunda generación hablan inglés y se asimilan a la cultura estadounidense de la misma manera que los irlandeses, italianos, japoneses, y cada otro grupo de nuevos inmigrantes han hecho.
MITO #4. EXTRANJEROS ILEGALES NO CONTRIBUYEN A LA ECONOMIA DE LOS EE.UU.; SOLAMENTE VIENEN PARA RECIBIR ASISTENCIA PUBLICA.
Ni cerca. Extranjeros ilegales contribuyen inmensamente a la economía estadounidense. Ellos trabajan duro y realizan los trabajos que son esenciales para que la economía de EE.UU. siga avanzando. Ellos pagan impuestos y son consumidores-de coches, gasolina, y casas-que, en cambio, benefician a los ciudadanos estadounidenses que venden estas comodidades.
En cuanto a extranjeros ilegales inscribiéndose para asistencia pública, la ley de EE.UU. prohíbe estrictamente que personas que están aquí ilegalmente obtengan asistencia social, estampillas de comida, o cualquier otro tipo de asistencia pública.
MITO #5. EXTRANJEROS ILEGALES PUEDEN Y DEBEN APLICAR PARA ENTRAR LEGALMENTE A TRABAJAR EN LOS EE.UU.
Buena idea, excepto que es imposible. El sistema actual para inmigración basado en empleo permite solamente 5,000 micas cada año para trabajos que son de habilidades bajas para todo el país de los EE.UU.
La solución para nuestro dilema de inmigración solo vendrá con una reforma comprensiva de inmigración. Esa reforma debe de incluir 5 partes: 1) Asegurar la frontera del sur, 2) Permitir a los que están aquí a aplicar por legalización ganada, 3) Requerir que todos los empleadores verifiquen el estado legal de sus empleados, 4) Permitir un número flexible de micas para trabajos de bajas habilidades en el futuro según las necesidades de la economía de los EE.UU, y 5) crear un programa de trabajadores extranjeros que funcione.

Tómas Roach es un abogado del bufete Roach Law Offices, LLP en Pasco, Washington, que practica la ley en asuntos de inmigración. Esta información no consiste en un consejo legal. Es posible que esta información no se aplique a usted. Cada caso depende de todos los hechos particulares. Si usted tiene preguntas sobre las leyes de inmigración, para que aparezcan en ésta columna, envíelas a: Tomás Roach, 9221 Sandifur Pkwy, Suite C, Pasco, WA 99301, tel: (509) 547-7587, fax: (509) 547-7745; troach@roachlaw.com

Tom Roach
Acerca del Autor
Tomás Roach es un abogado de el bufete Roach y Peterson LLP de Pasco,WA., que practica la ley en asuntos de inmigración. Esta información no consiste en un consejo legal. Es posible que esta información no aplique a usted. Cada caso depende en todos