Este año se define la reforma migratoria

WASHINGTON - La Cámara Alta del Congreso de Estados Unidos discutirá a finales de enero o principios de febrero la reforma migratoria aprobada por la Cámara de Representantes, una ley (HR 4437) que entre otras medidas incluye penalizar la estadía indocumentada y construir un nuevo muro en la frontera con México.

"La culpa del muro, y hay que decirlo, no es nada más de congresistas populistas, mal informados o que explotan el miedo de los votantes estadounidenses", afirmó el periodista Jorge Ramos en una columna publicada la semana pasada en Univision Online y varios diarios hispanos de Estados Unidos.

"No quieren perder su puesto", aseguró Ramos, autor además del libro "Morir en el intento", en el que relata las tragedias diarias de los inmigrantes que intentan ingresar clandestinamente desde México a territorio estadounidense.

"Aunque sepan que ese muro no va a parar la inmigración de indocumentados, pocos congresistas se atreven a verse débiles en la guerra contra el terrorismo", añadió el presentador del Noticiero Nacional Univision.

El viernes 13 de diciembre la Cámara de Representantes aprobó con 239 votos a favor y 182 en contra el proyecto de ley 'Border Protection, Antiterrorism, and Illegal Immigration Control Act of 2005'(HR 4437), patrocinado por un grupo ultra conservador del partido republicano y la Casa Blanca.

Entre otras recomendaciones, la reforma incluye:

Cambiar la figura legal del término indocumentado. De falta de carácter civil transformarlo en un delito criminal grave.

Eliminar el Sorteo de la Lotería de Visas.

Construir un nuevo muro. Abarcaría la frontera con México en los estados de California, Nuevo México, Arizona y Texas.

Verificar estatus. Obliga a los empleadores comprobar que sus empleados están legalmente en Estados Unidos y tienen permiso de trabajo. La información debe ser enviada a las autoridades federales.

Sanciones. Aumenta los castigos civiles y criminales contra empleadores que contraten indocumentados.

Elimina la Ley Orantes. No se permitirá que los extranjeros detenidos tengan su día en Corte para que sea un Juez de Inmigración quien decida su suerte en Estados Unidos.

Acelera las deportaciones. En promedio, no más de 14 días contados a partir de la fecha de arresto.

Fondos adicionales. Para contratar nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza, incorporar tecnología y nuevos inspectores que serán destinados a los puertos de entrada a Estados Unidos.

Avatar
Acerca del Autor