EU no Debe Esperar Masacres Para Aprobar Reforma

WASHINGTON - La masacre de 72 migrantes en Tamaulipas, México, constituye un nuevo hecho trágico que pone de relieve la necesidad de que el Congreso de Estados Unidos apruebe la anhelada reforma migratoria.
Hasta antes de su muerte a manos de narcotraficantes, la semana pasada, la suya era una historia repetida miles de veces en América Latina: migrantes que venden o empeñan sus pertenencias, dejan a sus familias y salen rumbo a Estados Unidos cargados de sueños y planes para conseguirlos. Los líderes del Congreso no pueden argumentar que ignoran esa realidad. Decenas de estudios la documentan, el propio Departamento de Seguridad Nacional (DHS) mantiene estadísticas de los arrestados y deportados, y varios inmigrantes han dado ante testimonios ante el Legislativo sobre su travesía. Congresistas y grupos en ambos lados del debate migratorio señalan a este tipo de incidentes como ejemplo de la urgencia de resolver el problema de inmigración ilegal en Estados Unidos.
Si en algo coinciden es que mientras haya pobreza en sus países y haya quienes los contraten en Estados Unidos, muchas veces en condiciones de explotación, los indocumentados seguirán viniendo y de aquí no se irán.
En la zona fronteriza, al menos 1,050 migrantes han fallecido sólo en el condado Pima, en Arizona, desde el año 2000. En lo que va de 2010, al menos 170 han perecido a lo largo de toda la frontera sur.

Acerca del Autor

Leave a Reply

*