EU separó a hermanas mexicanas

Una es residente, la otra indocumentada

Dos hermanas llegaron a Estados Unidos desde México en las mismas circunstancias y crecieron en el mismo hogar, pero años más tarde el gobierno estadounidense decidió que sólo una puede permanecer legalmente en el país.

Sarah Huacuja, de 18 años, supo recientemente que no llenaba los requisitos para residir legalmente en Estados Unidos, aunque su hermana, Andrehyva Huacuja, de 23, obtuvo los documentos de la residencia permanente hace tres años.

El motivo aducido por las autoridades de inmigración para el rechazo es que Sarah nunca fue legalmente adoptada por los abuelos que las recogieron luego que su madre falleció en México en 1988. Pero tampoco lo fue Andrehyva.

La decisión llegó luego de casi cuatro años de espera y del gasto de mucho dinero. Confiamos en que el servicio de inmigración nos guiaría por el sistema, y nos abandonó", dijo la abuela de las jóvenes, Aurora Coalla, quien junto con su esposo, José, consiguió la ciudadanía estadounidense hace años.

Bill Johnston, encargado de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) en Tucson, Arizona, reconoció que por un error esa agencia otorgó la residencia legal permanente a la hermana mayor, aunque aclaró que desconoce por ahora si la medida sería rescindida.

Las hermanas tenían visas estadounidenses de viaje cuando sus abuelos las llevaron a Tucson en 1997 y los documentos son todavía válidos.

Avatar
Acerca del Autor