Exigen cambios a la política de visas

WASHINGTON,DC - La política estadounidense de visas y el celo de los funcionarios de inmigración tras los atentados de 2001 espanta a turistas, estudiantes y científicos, y desalienta los negocios con el país más rico del mundo, dijeron expertos en una conferencia del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales. Una adolescente asiática con una visa de estudiante válida fue esposada y deportada por ingresar a Estados Unidos cinco días antes de lo estipulado en sus papeles.

Un historiador británico de 79 años que llegó para investigar en la Biblioteca del Congreso sobre la vida de Henry Kissinger, fue llevado a una sala del aeropuerto Dulles de Washington en donde se las vio con un superintendente armado.

Los papeles estaban en regla pero "fui tratado (de forma)bastante vergonzante", dijo sir Alistair Horne en la conferencia realizada el martes en Washington.

También se mencionaron otros casos sobre las consecuencias económicas, científicas, de seguridad y diplomáticas de la actual política de visas de Estados Unidos: Una conferencia empresarial programada en Hawai debió ser trasladada a último momento a Hong Kong porque los organizadores no conseguían los papeles para la mayoría de los participantes que provenían de China.

El gigante aeronáutico Lockheed Martin debió aplazar varias pruebas espaciales civiles porque científicos rusos que habían sido llamados no conseguían a tiempo sus visas.

Una compañía de Illinois esperó en vano siete meses que varios potenciales clientes chinos lograran sus visas para inspeccionar los productos y cerrar un contrato multimillonario. La empresa finalmente entró en bancarrota.

Pérdidas millonarias

Entre 2002 y 2004, las empresas estadounidenses perdieron casi 31 mil millones de dólares debido a que clientes extranjeros no pudieron ingresar al país para comprar productos, contratar servicios o asistir a ferias, según un estudio privado.

Entre 2003 y 2004, hubo casi un 30 por ciento de merma en los pedidos de inscripción en programas para graduados y declinó en 20 por ciento la admisión de estudiantes, según cifras de las universidades.

La situación es crítica y requiere la intervención personal del presidente George W. Bush, dijo el ex secretario de defensa de Estados Unidos Frank Carlucci durante la conferencia.

Sostuvo que Bush debería abocarse personalmente a detener el incesante desgaste de la popularidad de Estados Unidos en el mundo.

Avatar
Acerca del Autor