Fallece ex presidente Gerald Ford

RANCHO MIRAGE, California - Gerald R. Ford, quien fue el encargado de tomar las riendas del país tras el escándalo que le costó la presidencia a Richard Nixon, ha fallecido, informó su esposa Betty Ford. Tenía 93 años.

"Mi familia se une para compartir la mala noticia de que Gerald Ford, nuestro amado esposo, padre, abuelo y bisabuelo, ha fallecido a los 93 años de edad", dijo Betty Ford en un escueto comunicado emitido desde la oficina de su marido en Rancho Mirage, California. "Su vida estuvo colmada del amor de Dios, su familia y su país".

El comunicado no señaló cuándo o donde ocurrió el deceso, ni la causa. Ford, el 38vo presidente del país y el único que no fue elegido en comicios nacionales ni siquiera como vicepresidente, enfermó de neumonía en enero del 2006 y se sometió a dos tratamientos cardiacos, incluida una angioplastía en agosto, en la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota.

"El pueblo estadounidense siempre admirará la dedicación de Gerald Ford a su deber, así como su carácter personal y la conducta honorable de su gobierno", dijo el presidente George W. Bush en un comunicado difundido la noche del martes. "Lloramos la pérdida de este líder, y nuestro 38vo presidente siempre tendrá un lugar especial en la memoria de nuestra nación".

Fue el ex presidente que más años ha vivido, seguido por Ronald Reagan, quien falleció también a los 93 años. Ford vivía en su residencia en una zona desértica de Rancho Mirage, unos 209 kilómetros al oriente de Los Angeles.

"Sentí una tristeza profunda esta noche, cuando me enteré del fallecimiento de Jerry Ford", dijo la ex primera dama Nancy Reagan en un comunicado. "Ronnie y yo siempre lo consideramos un amigo querido y un cercano aliado político".

Ford fue presidente casi por accidente. Era un político de mucha experiencia, pero no fue compañero de fórmula de Nixon en las elecciones y el presidente lo designó después como su sucesor. La personalidad de Ford era considerada tan abierta, franca y directa como cerrada, controlada y discrecional era vista la de Nixon.

Ford asumió la presidencia unos minutos después de que Nixon partió al exilio, tras el escándalo de Watergate, y declaró: "Nuestra larga pesadilla nacional ha concluido". Sin embargo, reavivó el debate un mes después al otorgar a Nixon el perdón por cualquier delito cometido como presidente Muchos consideran que esa exoneración le costó a Ford la posibilidad de ganar las elecciones presidenciales en 1976. Sin embargo, la medida recibió algunos elogios en los años posteriores, como un acto que permitió al país seguir adelante.

La Guerra de Vietnam terminó en derrota para Estados Unidos durante la presidencia de Ford, con la caída de Saigón en abril de 1975. En un discurso cuando el final parecía cercano, Ford dijo: "Hoy, Estados Unidos puede recuperar el sentido de orgullo que existía antes de Vietnam. Pero esto no será logrado librando de nuevo una guerra que ha terminado en lo que concierne a Estados Unidos".

Evocando a Abraham Lincoln, Ford dijo que había llegado el momento de "mirar hacia delante, para encontrar la agenda futura, la unificación y el alivio para las heridas de la nación".

Ford obtuvo también un lugar en los libros de historia como el primer vicepresidente no elegido en comicios. Fue designado por Nixon como reemplazo de Spiro Agnew, quien también debió renunciar en medio del escándalo.

Permaneció en la Casa Blanca sólo 895 días, pero cambió a la presidencia más de lo que ésta lo transformó a él.

Pese a que dos mujeres trataron de matarlo en actos distintos, la presidencia de Ford mantuvo un estilo abierto.

Incluso para millones de estadounidenses que votaron dos años antes por Nixon, la transición hacia el liderazgo de Ford fue un alivio pese a que no surgió del sufragio popular.

Después del escándalo, a los estadounidenses les gustó su nuevo presidente, y muchos quedaron encantados por la primera dama, quien hablaba abiertamente sobre los problemas de los jóvenes _incluso los de su propia hija_.

A Betty se le admiró por no ocultar que se había sometido a una mastectomía. De hecho, su ejemplo hizo que miles de mujeres se sometieran a análisis de seno.

Betty Ford siguió siendo una de las mujeres más admiradas del país muchos años después. En 1978 se internó en una clínica y admitió que se había vuelto adicta a las drogas y al alcohol, que consumía para mitigar los dolores causados por la artritis y por la lesión de un nervio en el cuello.

Cuatro años después, fundó el Betty Ford Center en Rancho Mirage, para atender a drogadictos y alcohólicos.

Avatar
Acerca del Autor