Familias desesperadas por secuestros

MEXICO - Con voz calma, Isabel Miranda Wallace explica cómo el secuestro de su hijo convirtió a su familia en un equipo de detectives: persiguiendo sospechosos, asumiendo identidades falsas, capturando secuestradores y hasta desenterrando un cadáver.

"En México a la autoridad no le importan los secuestrados ni los familiares de los secuestrados. Nunca hacen absolutamente nada", dijo Isabel a la AFP, en su hogar en el sur de Ciudad de México, vigilado por tres policías armados desde que escapó a un intento de asesinato el mes pasado. En los tres años que pasaron desde que su hijo Hugo, de 31 años, fue secuestrado, la búsqueda de sus captores ha invadido la vida de Isabel. Dejó de trabajar como maestra el 12 de julio de 2005, el día siguiente de su desaparición. "¿Por qué sigo? Porque yo creo que cualquier mamá a la que le roben un hijo tiene que ir a buscarlo", indica esta mujer de 57 años. Los esfuerzos de la familia han llevado al arresto de cuatro miembros de la banda de secuestradores -liderada por el ex oficial de policía Cesar Freyre- en México y uno en Estados Unidos.Luis Miguel

El reciente secuestro y asesinato de Fernando Martí, de 14 años, raptado cuando iba al liceo en Ciudad de México junto a un chofer y un guardaespaldas, en un caso en el que la policía está presuntamente involucrada, ha generado una nueva ola de enojo público.

México ha superado a Colombia en cantidad de secuestros, según la ONG holandesa Pax Christi y organismos locales. La capital y las zonas cercanas son las zonas más afectadas del país.

Según cifras oficiales, en la primera mitad de 2008 hubo 323 secuestros en Ciudad de México, pero un grupo de defensa de los derechos humanos estimó el número en 400, contra 438 en todo 2007.

Acerca del Autor