Ford no permite distracciones

Da clases de seguridad a jóvenes

Escrito el 15 Apr 2008
Comment: Off
DEABORN, MICH.- The Ford Motor Company Fund, invitó a 300 jóvenes a participar en un seminario de seguridad de manejo con el objetivo de ayudarlos a mejorar sus habilidades al conducir y reducir considerablemente los accidentes automovilísticos.

Ford trasladó el programa Ford Fund's Driving Skills for Life (DSFL) a un simulador que enseña a los jóvenes las habilidades necesarias que podrían prevenir el 60% de los accidentes provocados por menores. “Nuestra marca trabaja con expertos que usan todas las herramientas de investigación para ayudar a personas de todas las edades a mantenerse concentrados al conducir. Confiamos en que nuestros esfuerzos en investigación, educación e innovación, ayuden a los conductores, especialmente a los jóvenes, a perfeccionar sus habilidades y reducir las probabilidades de un accidente” señaló Susan Cischke, vicepresidenta del área de Sustentabilidad, Ambiente y Seguridad de grupo Ford.

Pruebas Virtuales, soluciones reales.

Como parte del esfuerzo para reducir riesgos al conducir, en 2001 Ford se convirtió en la primera marca en Estados Unidos en invertir en un simulador de manejo totalmente controlado y seguro con el objetivo de estudiar la reacción y comportamiento de un conductor en diferentes situaciones. El simulador de manejo Virtual Test Track Experiment (VIRTTEX) fue la guía para el descubrimiento del programa DSFL y jugó un rol significativo para el diseño y operación en los sistemas de seguridad de otras marcas.

Para 2003 Ford publicó uno de sus primeros estudios de distracciones de manejo basado en el VIRTTEX, que contaba las fallas más comunes de los conductores en cuanto a reacción y comportamiento mientras se habla por teléfono o realiza alguna actividad que lo distrae; el resultado fue un nivel más bajo de distracción en los conductores que utilizaban un manos libres o controles que se activaran mediante comando de voz.

Otra investigación demuestra que los adolescentes, particularmente de entre 16 y 17 años, toman más riesgos al conducir como ir conversando o utilizar el teléfono celular en situaciones que requieren toda su concentración y aunque ellos son muy rápidos para realizar una llamada o enviar un mensaje, quitan la vista del camino mientras se completa la operación, a diferencia de los adultos, que alternan la vista del teléfono al camino.

El experimento también indicó que los jóvenes tienen problemas al realizar varias tareas a la vez y son cuatro veces más distraídos que los adultos al momento de usar un celular mientras conducen.

Ford incorporó estos resultados al programa DSFL y ahora se esfuerza en que los jóvenes fortalezcan sobre todo cuatro habilidades que reducirían accidentes: reconocimiento de una situación de peligro, uso correcto del vehículo, manejo del espacio y control de la velocidad. El programa de Ford ayuda a los nuevos conductores a descubrir habilidades más allá de las que se enseñan en los programas de manejo estándares y reparte material a padres y maestros para complementar la educación vial, permitiendo a los mayores tomar parte activa en este problema. Sin embargo los padres también pueden ayudar hablando con sus hijos, aunque sólo el 25% lo hace acerca de manejo y seguridad; mientras que el 70% habla sobre el peligro que representan las drogas y el alcohol. Las estadísticas resaltan la necesidad de un programa como éste, ya que el 20% de los accidentes son por causa de adolescentes, un número significativo tomando en cuenta que ellos forman el 7% del total de conductores en Estados Unidos.

Avatar
Acerca del Autor