“Grassfire” prosigue campaña nacional contra inmigración ilegal

TUVCSON - EFE) - Dirigentes del grupo conservador "Grassfire" presentaron hoy una valla publicitaria en Tucson con la leyenda "Stop the Invasion" (Detengan la invasión), como parte de su campaña nacional contra la inmigración ilegal en Estados Unidos. Tucson es una ciudad del estado de Arizona, ubicado en el sur del país y fronterizo con México.

El anuncio -pintado con los colores patrios y colocado en el corazón de uno de los barrios de mayor población hispana del sur de la ciudad- fue pagado en su totalidad con donativos, aseguró Steve Elliott, presidente de la agrupación, en una conferencia de prensa.

Horas antes de su presentación oficial, la valla tuvo que ser reparada, debido a que se observaron en ella señales de vandalismo. La organización civil "Grassfire", con sede en el estado de Iowa, se define como un grupo de ciudadanos conservadores que lucha por los valores familiares.

Inició su campaña en mayo pasado con la colocación de vallas similares en ciudades como Dallas (Texas), San Diego y Los Angeles (California), Atlanta (Georgia) y Miami (Florida).

Este es el segundo letrero que colocan sus activistas en Arizona, puesto que pusieron otro el pasado 1 de junio en Phoenix, la capital del estado, y el número 12 en todo el país.

La campaña ha tenido hasta ahora un costo de 150.000 dólares, producto de donativos privados, según el presidente de "Grassfire".

"Nuestro objetivo es enviar un mensaje a nuestros líderes federales, estatales y locales para que pongan fin a lo que nosotros llamamos con todo derecho 'una invasión'", sostuvo Elliott.

Explicó que utilizan la frase "Stop the Invasion" de manera pensada y precisa debido a que en EEUU hay millones de ciudadanos que están despertando a la realidad de estar frente a una invasión.

De acuerdo con la organización, se calcula que entre 12 y 20 millones de inmigrantes indocumentados viven en el país. "Ese es solamente un cálculo; nadie conoce la cifra exacta", dijo Elliott.

En su opinión, los inmigrantes indocumentados perjudican la economía de EEUU y agotan sus servicios públicos.

Avatar
Acerca del Autor