Hay que Serlo y Parecerlo

Pues sucede que en la prensa deportiva de otros continentes se han dado cuenta y en detalle de que el fútbol mexicano no se encuentra en su mejor momento.
Estadios anticuados que durante los partidos parecen templos vacíos, árbitros poco competitivos que son mandados a congelarse a la nevera para redimir sus errores durante partidos trascendentales, problemas de financiamiento y liquidez en muchos equipos que pueden desembocar o desembocan en la expropiación de estadios o en una posible quiebra. En tope de todo esto y por si no fuera poco, una figura de multipropiedad que peligrosamente pone en entredicho la credibilidad y honestidad del fútbol en México.
Es que es sabido que la Federación de Fútbol Mexicano permite que un mismo dueño pueda tener derechos de propiedad de más de un equipo en la misma categoría competitiva. Por eso, en una liga de 18 equipos puede observarse una jornada como la que se ha vivido en un fin de semana no tan lejano en México.
El adinerado Emilio Azcárraga Jean vio como el América, equipo que le pertenece, ganaba a su otro equipo, el San Luis, por tres goles a uno. No hay que olvidar que Azcárraga también es el propietario del Nexaca, lo que da una idea acertada de los intereses cruzados que puede haber en la competición nacional.
Pero el presidente de Televisa no es el único que ejerce y goza de los beneficios de la multipropiedad. Otro ejemplo es el de Ricardo Salinas Pliego actual dueño de Monarcas y Jaguares y el de Jesús Martínez de Pachuca y del Club León, aunque este último equipo milita en la Liga de Ascenso. Justino Compeán, presidente de la FMF, ha mantenido que preferiría otra situación, pero la justifica por falta de inversores.
El dirigente mexicano explica que “no es gratuito que tengamos esta multipropiedad, no la quisiéramos tener, por supuesto que no, sería mucho mejor tener a 18 propietarios, pero no los hay, si alguien levanta la mano y quiere comprar un equipo, bienvenido, hay un cuaderno de cargos y si cumple con todo le van a vender el equipo, pero no hay inversionistas”, señaló Compeán.
Lo curioso es que en el papel La FIFA no permite la multipropiedad, pero cuando al presidente del organismo Joseph Blatter le preguntaron sobre el tema fue claro: “Mientras no exista una demanda, no hay delito que perseguir”, afirmó el mandamás de la FIFA.
En otras palabras potencialmente existe conflicto pero delito para la FIFA no hay mientras nadie haga una denuncia formal para destapar estas situaciones. El consuelo es gratuito entonces ya que todos saben y entienden que la figura de la multipropiedad es reprochable y deportivamente perniciosa pero si nadie habla de esto pues el problema es menor o ni es problema para algunos. Desde hace mucho tiempo ha quedado claro que el sistema de futbol profesional en México es inefectivo e incluso deshonesto.
Por ello no es necesario esperar a que los de afuera certifiquen estas cualidades negativas, para actuar de acuerdo a las convicciones propias simplemente falta convencimiento personal no el anhelo de ser empujado a hacer lo correcto y buscar el remedio a lo que claramente parece ser inapropiado.
No vaya esto a terminar en equipos jugando por trofeos importantes donde lo que ocurre adentro del terreno de juego no importa mucho ya que todo ha sido determinado desde afuera entre las cuatro paredes de una oficina de negocios.

Avatar
Acerca del Autor
Comentarios de temas relacionados con el fútbol en particular y el deporte en general para distintos medios de Chile y los Estados Unidos.