Hispano no es una Raza

Muchos hispanos se sienten que tienen que estar luchando contra los prejuicios de otras nacionalidades, pero en muchos casos el mayor enemigo del hispano son los propios hispanos.

En los EE.UU., los términos "hispano" y "latino" se usan muchas veces de forma intercambiable cuando se habla de una persona de origen latinoamericano.

Sin embargo, la palabra "hispana" (la cual proviene del latín y significa España) se refiere a la historia de España y su cultura-una cultura, que nace del mestizaje de la española con la indígena y la africana.

En la América hispanoparlante, la mayoría de la población o bien es de origen indio o es fruto de la mezcla de precolombinos con europeos y africanos. Para aspirar al citado registro de los EE.UU. basta con tener una cuarta parte de las sangres india o africana. Pero el hispano no es una raza, como nos consideran muchos de los ciudadanos de Estados Unidos. El hispano es una cultura mestiza.

También se equivocan al pensar que los hispanos son una sola comunidad con la misma cultura, religión, ideales políticos y forma de pensar. Erróneamente, los políticos solicitan y se apoderan del voto hispano, sin conocer a fondo todas las diversificaciones de esta comunidad. Es sumamente difícil liderar a una comunidad tan heterogénea, individualista y rebelde como la hispana. Desgraciadamente, la falta de cultura, educación y capital entre una gran parte de los hispanos que residen en los EE.UU.permiten a que fácilmente se manipule el voto hispano.

Los hispanos conforman varias comunidades con diferentes intereses, sin identificación alguna como grupo homogéneo, sin liderazgos ni metas comunes. Por ejemplo, la mayoría de los hispanos de los EE.UU. pertenecen al Partido Demócrata, pero en otras partes como el sur de la Florida, existe una gran porción de la población cubano-americana que es republicana. Inclusive, poco tienen en común un chicano o un tejano con un nuyorican o un dominican york.

Avatar
Acerca del Autor