Hogares ricos de Jalisco gastan 650% más que los pobres

Guadalajara.- Que vivimos una sociedad desigual en Jalisco ya lo sabemos, ¿de qué tamaño son estas disparidades? Aquí algunos ejemplos: Las familias más ricas de la entidad gastan mil por ciento más en vestidos que las familias más pobres, los hogares de mayores ingresos comen 416 por ciento más que los hogares con menos ingresos y los primeros beben 330 por ciento más que los segundos.

La radiografía del gasto y del consumo está contenida en la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de Hogares (ENIGH) levantada por el INEGI en la entidad entre agosto y noviembre de 2008. Este ejercicio estadístico constituye el mejor instrumento para conocer los ingresos y gastos de los hogares. De acuerdo a la ENIGH 2008, los hogares del decil más pobre tienen un ingreso mensual de 2,782 pesos, mientras que una familia del decil más rico percibe, en promedio, 48,177 pesos mensuales.

Todos los hogares de Jalisco (un millón 616,777) gastan en promedio 34.5 de su ingreso en alimentos, bebidas y tabaco; 18.3 por ciento en transporte y comunicaciones; 12.9 por ciento en educación y esparcimiento y 11.7 por ciento en vivienda y combustible.

Pero los detalles de la ENIGH permiten saber las diferencias de gasto que hay entre los más pobres y los más ricos, específicamente entre quienes ganan entre 0 y un salario mínimo mensual (1,597 pesos) y entre quienes ganan ocho salarios mínimos o más (más de 12,776 pesos).

El hogar más pobre gasta en total 2,132 pesos al mes, de los cuales 981 pesos son para alimentos. En tanto las familias más ricas gastan 13,775 pesos mensuales, de los cuales 4,091 pesos son para alimentos, lo que representa una diferencia de 416 por ciento respecto a los más pobres.

El detalle del gasto permite sabe que los hogares más pobres gastan 75 pesos al mes en frutas, mientras que los hogares ricos invierten 257 pesos en promedio. La diferencia puede no ser tan grande presentada así, pero eso implica que mientras la familia pobre apenas puede comprar un kilogramo de naranjas, la familia de más ingresos puede costear 3.4 kilogramos del mismo producto.

La brecha es más amplia en otros rubros del gasto, como en servicios de esparcimiento donde la diferencia entre las familias con menores ingresos es de 830 por ciento menos que familias con más ricas.

Acerca del Autor

Leave a Reply

*