Impuesto Sobre la Renta

Es El Verdadero Problema, No Escuelas

Reporte Especial A La Voz
Por Laudan Espinoza

Algunas personas quieren que la gente de Washington piense que el problema central para la próxima sesión legislativa es la educación pública. Ellos dicen que todo es acerca de los niños, las escuelas y las demandas por parte de la Corte Suprema exigiendo que el estado gaste más en educación básica.
Ellos insisten que la única solución es un gran aumento de impuestos – como la enorme propuesta de $ 8,7 billones que el gobernador dispuso el mes pasado.
Pero después de haber servido en la legislatura por algunos años, aprende uno que cuando alguien dice que algo es por los niños, en realidad es sobre otra cosa. El debate real para 2017 no es sobre las escuelas – se trata de un impuesto sobre la renta.
Esta es la campaña más astuta en favor de un impuesto sobre la renta que se ha organizado en este estado. Defensores de creciente gobierno han creado la ilusión de una crisis en las escuelas públicas que solamente montones de dinero pueden arreglar. A través de una demanda han logrado a superar el apoyo de la  Corte Suprema.
Obligarían impuestos que cavarían profundamente en los bolsillos de todos, detendrían el crecimiento económico, y redistribuirán más de los ingresos de la gente trabajadora a agencias estatales y poderosos grupos de intereses especiales. Básicamente la meta es un impuesto sobre la renta. ¿Todavía los fanáticos están haciendo todo posible para evitar el uso de ese término – y quién puede culparles?
Los votantes nos han dicho una y otra vez que no quieren un impuesto a la renta – nueve veces desde 1934, más recientemente, en 2010, cuando rechazaron un plan de "alta de asalariados" que sólo debía hacer daño a los ricos.
La mayoría de la gente lo reconoció por lo que era: un impuesto sobre la renta que rápidamente se extendería a todos en Washington, por la próxima vez que la economía tuviera un hipo.
El objetivo detrás estas propuestas es siempre lo mismo. No es "estabilidad," como gobernador Booth Gardner sostuvo en los años 80, o la “igualdad,” como grupos izquierdistas y sus aliados nos dicen hoy. Se trata de recaudar más dinero, para que la legislatura no tenga que decirle a nadie no, y para que los legisladores no tengan que establecer prioridades como se debe cuando escriben un presupuesto.
Solamente una cosa es diferente esta vez. Estos grupos – sindicatos de maestros y empleados públicos, intereses especiales y otros – finalmente han aprendido de sus errores.
En vez de decirle a la gente que aumentando impuestos son buenos para ellos, cuál nunca funciona, ellos están identificando una necesidad. Todos están de acuerdo que escuelas públicas deben ser nuestra prioridad. Incluso nuestra Constitución lo dice.
Entonces unos años atrás, muchos de estos grupos apoyaron la demanda McCleary, alegando que el estado no está gastando lo suficiente en las escuelas públicas. Tenían alguna razón. En los últimos 30 años, estos mismos grupos han luchado por un aumento de la cuota de los presupuestos del estado, y esto ha causado una reducción en el presupuesto de educación. Por supuesto ellos encontraron que un aumento de impuestos sería la única respuesta. Y por supuesto no es así.
Cuando tomamos el control del Senado en 2013, nuestra coalición instituyó cambios fiscalmente responsables. No tuvo ningún problema en aumentar gastos escolares sin aumentar los impuestos.
Fuimos capaces de hacerlo porque la recaudación de impuestos ha aumentado cada año, gracias al crecimiento de la economía del estado. Solo tuvimos que entregar la mayoría de los nuevos fondos a las escuelas. Desde 2013 hemos aumentado el presupuesto de las escuelas un enorme $ 4,6 billones. Todavía tenemos un problema complicado de financiamiento escolar, algunos distritos reciben más dinero que otros. Podemos resolverlo a continuar al presupuesto de manera inteligente, manteniendo reservas sanas y reorganizar el sistema de una manera sensata. Realmente es tan simple.
Los quien están en favor de más impuestos están horrorizados. No se suponía que trabajaría de esta manera. Cada vez que evitamos aumentar los impuestos, la Corte Suprema hace nuevas demandas. El gobernador quiere implementar el aumento de impuestos más grande en la historia del estado. El Sindicato de maestros amenaza con huelgas. Algunos defensores de impuestos aún están trabajando para revertir el fallo del Tribunal Supremo de 1933 que requiere una votación pública sobre una reforma constitucional antes de que se pueda imponer un impuesto sobre la renta.
La cosa más inquietante de este esfuerzo es que los defensores no están siendo sinceros. Por delante de las elecciones de 2016, muchos candidatos de la legislatura evadieron preguntas sobre los ingresos fiscales diciendo que favorecen "estrategias de financiamientos progresivos" o "la gente no está lista para él." Pero la favorita propuesta es - un impuesto sobre las ganancias de capital -por cierto, conduciría a un impuesto general sobre la renta, por las mismas razones que la propuesta de los votantes rechazaron justamente en 2010.
Mi mayor deseo para la sesión de 2017 es que podamos debatir el impuesto sobre la renta abierta y honestamente, para que la gente entienda lo que realmente está en juego. Cuando eso suceda yo no creo que tendrá alguna oportunidad de ganar apoyo.

El senador Mark Schoesler, R-Ritzville, es líder del Caucus de la Coalición de la Mayoría del Senado.

Acerca del Autor
La Voz is celebrating its 20th year anniversary this year. Email: lavoz@bmi.net Phone: (509)545-3055 Mail: P.O.Box 1023 Pasco, WA 99301