Indocumentados no podrán trabajar

Un mes después de que el Senado estadounidense aprobara una versión de reforma migratoria que incluye una vía para legalizar a millones de indocumentados, el gobierno de Washington pidió al Congreso incorporar una enmienda que prohibirá a las empresas contratar extranjeros sin estatus legal de permanencia en el país.

La petición fue confirmada el lunes por el secretario adjunto de política del departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS), Stewart Baker, quien dijo que la administración (del presidente George W. Bush) había solicitado incorporar a la versión final de reforma migratoria medidas para impedir que empresas contraten indocumentados.

Entre las medidas se contempla la adopción de un polémico sistema electrónico de verificación de trabajadores y mayores multas por quebrar la ley, señaló el DHS.

"Si vamos a controlar la inmigración ilegal no podemos solamente concentrarnos en la frontera", dijo Stewart durante una audiencia ante el subcomité de Migración, Seguridad Fronteriza y Ciudadanía del Comité Judicial del Senado.

El funcionario destacó la dificultad de controlar a las empresas que contratan indocumentados cuando los extranjeros obtienen fácilmente tarjetas de seguridad social falsas y las multas "son ridículamente bajas".

Una empresa que no chequea los documentos de un empleado puede ser multada con apenas 110 dólares, mientras la pena por contratar a un indocumentado a sabiendas puede ser tan baja como 275 dólares y no puede exceder 2.200 dólares en una primera ofensa.

Avatar
Acerca del Autor